tipaje linfocitario

Tipaje linfocitario: Conocer el estado de salud del sistema inmune

El invierno está muy cerca, y con él llegan condiciones climatológicas más duras, que ya han empezado en otoño. Debido a ello, tenemos más riesgo de enfermarnos, por ejemplo, a causa de infecciones de virus que sobreviven mejor en estas condiciones (como el del resfriado o la gripe). Por ello, es muy importante que nuestro sistema inmunitario esté a máximo rendimiento, y el tipaje linfocitario es una herramienta indispensable para ello.

La Dra. Marta González-Corró nos explica, en la Unidad de Neurogastroenterología y PNIE de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, qué es y en qué consiste esta herramienta, cómo y en qué casos se lleva a cabo y cuáles son sus beneficios.

¿Qué es y en qué consiste el tipaje linfocitario?

Actualmente, se sabe que más del 90% de las enfermedades están relacionadas, de forma directa como indirecta, con problemas inmunitarios. Es por esto que detectar estos problemas o alteraciones puede ser de gran ayuda para abordar las enfermedades y tratarlas y prevenirlas de manera más efectiva.

En este sentido, el tipaje linfocitario es una herramienta de diagnóstico que ofrece una imagen del estado de salud del sistema inmunitario en un momento concreto, de forma práctica y sencilla.

Se basa en la medición cuantitativa de los distintos subtipos de células inmunitarias y ofrece información acerca de la inmunidad adaptativa (inmunidad que se produce ante el contacto con una sustancia o patógeno).

¿Cómo se lleva a cabo?

Para llevar a cabo un tipaje linfocitario, es necesario realizar una extracción de sangre, que seguidamente será analizada en laboratorios especializados.

Estos laboratorios identifican los tipos y subtipos de linfocitos, mediante el análisis de moléculas concretas que cada uno presenta y que se encuentran en su superficie.

Algunas células inmunitarias que se analizan en este tipaje son los linfocitos B, los linfocitos T (T4 y T8) y las Natural Killer (NK).

Los resultados obtenidos en este análisis se representan gráficamente para así poder determinar, de forma rápida, si algún parámetro se halla alterado (por encima o por debajo de los valores normales).

Así es posible analizar si la respuesta inmunológica tiene relación con la situación clínica del paciente o si no tiene nada que ver.

¿Cuándo se utiliza y qué aporta el tipaje linfocitario?

El tipaje linfocitario es una prueba de diagnóstico muy útil para evaluar el estado de salud del sistema inmunitario y sus niveles en casos como infecciones, estados de fatiga, enfermedades autoinmunes, cáncer, estrés etc.

Al hacer esta especie de “radiografía” del sistema inmune, se puede orientar mejor el tratamiento de enfermedades, guiando los tratamientos de microinmunoterapia (que modulan la actividad del sistema inmune), así como prevenir ciertas afecciones.

¿Cómo podemos cuidar nuestro sistema inmune?

Para cuidar y fortalecer el sistema inmunitario es importante que sigamos buenos hábitos de salud tales como:

  • Dormir adecuadamente y durante las horas necesarias para que el sistema inmune se fortalezca y regenere.
  • Mantener una buena alimentación, poniendo foco en alimentos que ayuden al sistema inmune.
  • Evitar el estrés y sustancias nocivas como el alcohol y el tabaco.
  • Realizar ejercicio físico moderado y regular.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Abrigarse correctamente.
  • Mantener buenos hábitos de higiene, como mantener el lavado de manos.

Si precisáis de mayor información acerca de cómo cuidar vuestra salud correctamente, os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestras áreas terapéuticas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dermatología Integrativa. Microinmunoterapia. Micronutrición. Medicina genómica. en Clínica Omega Zeta
Especialista en Dermatología y Venereología, otorgado por la Universidad de Buenos Aires en 1989, y homologado por el Ministerio de Educación y Ciencia de Madrid en el año 1991.

La especialidad se realizó en régimen de Residencia Médica, constando de un examen inicial de selección y 4 años de residencia médica, a los que se agregan 2 más en el mismo hospital con cargo de Jefe de Residentes e Instructor de Residentes.
Dra. Cristina Zemba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.