Cómo afecta el calor

efectos-del-calor

El ser humano dispone de mecanismos natural que regulan el calor corporal pero, cuando se nos presenta una ola de calor y las temperaturas suben en exceso o de forma repentina, debemos tomar precauciones para no sufrir los efectos que esto puede provocar.

Cómo afecta el calor

El cuerpo se enfría a través del sudor que, una vez depositado sobre la piel, se evapora y dispersa el calor. Pero si las temperaturas son demasiado altas, acompañadas de un alto nivel de humedad, el sudor no se evapora tan rápido y el cuerpo no se enfría de forma eficiente poniéndose en riesgo nuestro organismo. Esta situación suele darse, por lo general, durante las primeras olas de calor, cuando las noches y los días son muy calurosos, o cuando el ambiente es muy húmedo y no hay viento.

Además del ambiente y la temperatura, hay veces que el cuerpo no es capaz de manejar este estrés, como es el caso de personas mayores, niños o personas que sufren alguna enfermedad como afecciones cardiacas, obesidad, diabetes…

Efectos del calor

Entre algunos de los efectos provocados por las altas temperaturas en nuestro organismo encontramos:

  • Edema o hinchazón. Es una acumulación de líquido en algún tejido del cuerpo. Aunque puede afectar a todas partes, lo normal es que suceda en los tobillos, pies y piernas. Este suele ocurrirle a personas con problemas circulatorios, que pasan mucho tiempo sentados o de pie, embarazadas, con problemas hepáticos…
  • Calambres. Esto es una consecuencia de la pérdida de líquidos que no han sido repuestos adecuadamente.
  • Lipotimia. Producida por una bajada de la presión arterial debido al estancamiento de la sangre en zonas periféricas, que conlleva a una desorientación, desvanecimiento, nauseas, vómitos o dolor de cabeza.
  • Golpe de calor. Si la lipotimia no es controlada, puede desembocar en un golpe de calor. Este se produce cuando falla la capacidad de ajustar la temperatura corporal, llegando a alcanzar los 40º C. Los síntomas más frecuente son la parada de sudoración, dificultad para respirar, arritmias cardiacas, delirios, pérdida de la conciencia.

Además de estos efectos físicos, podemos encontrar los emocionales como los cambios de humor, irritabilidad o fatiga.

Recomendaciones

Desde Clínica Omega Zeta te recomendamos:

  • Beber muchos líquidos sin esperar a tener sed.
  • Permanecer en lugares frescos durante las horas de más calor.
  • Vestir con ropas ligeras, transpirables y cubrirse la cabeza del sol.
  • Reducir la actividad física al aire libre.
  • Comidas ligeras, incrementando el aporte de frutas y verduras.
  • No permanecer durante mucho tiempo en lugares calurosos.
  • Realizar un buen descanso.

Ante cualquier efecto provocado por el calor, lo recomendable es acudir a un especialista para que realice una revisión del estado de salud.

Toma todas las precauciones que estén en tu mano y disfrutarás de un verano agradable y sin sustos.

Últimas entradas de Clínica Omega Zeta (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.