reeducación de la marcha

Reeducación de la marcha: ¿Cómo se lleva a cabo?

Por distintos motivos, una persona puede dejar de caminar por un tiempo o que su marcha no sea correcta, por eso debe ser necesaria la reeducación de la marcha.

El Dr. David Bosch nos explica, en la Unidad de Traumatología de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, en qué consiste y por qué puede ser necesaria la reeducación de la marcha y cómo se puede llevar a cabo.

¿Qué es la reeducación de la marcha?

La reeducación de la marcha consiste en la rehabilitación de esta. Consiste en el conjunto de acciones que tienen como objetivo hacer que la persona camine de forma correcta, eficaz y segura.

Para andar es preciso contar con equilibrio, propiocepción, coordinación, fuerza y movilidad. La reeducación de la marcha trabaja cada una de estas cuestiones.

¿En qué casos puede ser necesaria la reeducación de la marcha?

Como hemos comentado, la marcha puede verse afectada por múltiples problemas. Por ello, para tratarlos de manera correcta es fundamental que en primer lugar se detecte la causa. Algunas son:

Siempre es importante tener en cuenta las causas que pueden influenciar en la calidad de la marcha, tales como:

  • Dolor.
  • Patología neuromuscular o debilidad muscular.
  • Mala postura.
  • Zapatos utilizados por el paciente, y/o características personales del mismo.

¿Cómo se lleva a cabo?

Dependiendo de la causa que dificulte la marcha, hablaremos de un tipo u otro de tratamiento.

En casos de dolor se podrá actuar con electroterapia analgésica (como ultrasonidos, magnetoterapia), termoterapia (como infrarrojos), o terapia manual (como los masajes o la osteopatía).

En el caso de que exista debilidad muscular, será necesaria la realización de ejercicios para fortalecer las estructuras.

También se llevarán a cabo ejercicios de equilibrio, coordinación y propiocepción, ya que de fallar esta se puede presentar falta de estabilización, caídas y marcha incorrecta.

En algunos casos es preciso utilizar material (ayuda técnica como bastones, muletas, andadores o trípodes).

En estos casos, además de realizar ejercicios fisioterapéuticos y llevar a cabo los tratamientos, el fisioterapeuta deberá educar al paciente el uso de este material.

Con ello no solamente aprenderá a andar correctamente, sino a desenvolverse de manera autónoma, como subir y bajar escaleras.

Asimismo, se entrenarán los distintos tipos de marcha, no solo hacia adelante, sino también hacia atrás y hacia los lados. También se podrán emplear obstáculos para que el paciente vaya mejorando su control motor, equilibrio y coordinación y vaya adaptándose al medio.

Una vez vaya mejorando, el paciente podrá hacer uso de una cinta andadora en la cual adaptar la velocidad y la distancia y así entrenar.

Finalmente, una vez tenga presente las enseñanzas del fisioterapeuta, el paciente podrá llevar a cabo los ejercicios que este le comunique en su domicilio. Además, podrá actuar para prevenir problemas como caídas y accidentes, adaptando su hogar (por ejemplo, eliminando obstáculos).

En la Unidad de cirugía ortopédica y traumatología integrativa de Clínica Omega Zeta ofrecemos una consulta personalizada a cada paciente. Ofrecemos tratamientos de osteopatía, fisioterapia y kinesiología para mejorar los resultados y conseguir el máximo bienestar de nuestros pacientes.

Si precisáis de mayor información acerca de cómo cuidar vuestra salud correctamente, os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestras áreas terapéuticas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

El Dr. David Bosch es cirujano ortopédico y traumatólogo. Especialista en Patología de Columna Vertebral.
Dr. David Bosch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.