personalidad evitativa

Personalidad evitativa: Causas y soluciones

Todos tenemos una personalidad distinta, formada por nuestras experiencias, gustos etc. Nunca debemos renunciar a lo que somos, pero siempre intentar mejorar y cambiar aquello que no nos haga sentir bien. Sin embargo, en algunos casos nuestra personalidad puede limitar o dificultar nuestro día a día, como es el caso de la personalidad evitativa.

El Dr. Pere Gascón nos explica, en la Unidad de Psicología y Psiquiatría de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, en qué consiste esta personalidad, por qué se genera, sus efectos y cómo actuar en estos casos.

¿Qué es la personalidad evitativa y cuáles son sus síntomas?

El trastorno de la personalidad evitativa, también denominado trastorno de la personalidad por evitación (TPE), o trastorno de la personalidad ansiosa, es un trastorno de la personalidad que se caracteriza por inhibición social, sentimientos de inadecuación, hipersensibilidad al rechazo, la desaprobación o la evaluación negativa, y evitación de la interacción social.

Este trastorno puede manifestar tanto síntomas psicológicos, emocionales y conductuales, así como físicos, tales como:

Psicológicos:

  • Extrema timidez o ansiedad en situaciones sociales.
  • Distantes social y emocionalmente.
  • Desconfiados y temerosos.
  • Estado vigilante continuo, en búsqueda de posibles amenazas o valoraciones.
  • Sentimientos de soledad, tristeza, angustia, tensión, vacío, desamparo.
  • Sentirse inepto.
  • Muy baja autoestima y muy alta autocrítica.
  • Evitación del contacto físico.
  • En algunos casos pueden tener tendencias agorafóbicas o suicidas.
  • Tendencia a la fantasía y a la procrastinación para escapar de la realidad.

Físicos:

  • Rubor.
  • Sudoración intensa.
  • Temblores.
  • Opresión torácica.
  • Taquicardia.
  • Halitosis.
  • Sequedad bucal.
  • Dificultad para respirar.
  • Molestias gastrointestinales.
  • Tensión muscular.
  • Tartamudez o temblor en la voz.
  • Cefaleas.
  • Insomnio.
  • Confusión.

¿Por qué aparece?

Las causas específicas para que el trastorno de personalidad evitativa aparezca no están definidas, pero se considera que pueden influir en su aparición una combinación de factores sociales, genéticos y biológicos.

Generalmente, la causa principal es haber sufrido altos niveles de ansiedad en la infancia y la adolescencia, sobre todo a causa de experiencias traumáticas tempranas de rechazo por parte de uno o ambos progenitores.

Un desencadenante o agravante de esta situación, además, puede ser que se hayan tenido malas experiencias con iguales, como son los casos de bullying, maltrato o rechazo.

Las personas con este trastorno tienen “hambre” de amor y relaciones, pero acaban procurándose un caparazón defensivo.

¿Cuáles son sus efectos en la calidad de vida?

Las personas con personalidad evitativa creen que las demás personas les van a criticar o juzgar continuamente, lo que hace que eviten cualquier situación en que puedan dañarlos, por lo que se vuelven solitarios y reacios a relacionarse, excepto con sus personas de confianza (núcleo familiar y amistades cuidadosamente seleccionadas).

Cuando conocen a otras personas evalúan sus gestos, miradas, movimientos y palabras y tienen un comportamiento suspicaz y tenso.

Estos comportamientos les afectan negativamente a nivel laboral, porque eluden diversas situaciones, así como a nivel afectivo. Estas personas tienen dificultades para iniciar y mantener relaciones amorosas, amistosas, íntimas y sexuales, y dificultad en el funcionamiento social.

Además, suelen carecer de una red de apoyo y tienden a fantasear idealizando sus relaciones con los demás, lo que acaba dañándoles.

¿Cómo es el diagnóstico y tratamiento de la personalidad evitativa?

El diagnóstico de este trastorno psicológico se realiza mediante una entrevista y posibles test llevados a cabo por un profesional de la psicología.

En lo referente al tratamiento, se pueden emplear distintas modalidades psicoterapéuticas, como entrenar las habilidades sociales y la modificación de la autoimagen, realizar una exposición gradual a la sociedad, hacer terapia cognitiva o de grupo y en algunos casos, también terapia farmacológica.

En este sentido es muy importante que los pacientes establezcan confianza con su terapeuta, ya que este tipo de personas pueden evitar acudir a las sesiones de tratamiento.

Si precisáis de mayor información acerca de cómo cuidar vuestra salud correctamente, os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestras áreas terapéuticas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon
Últimas entradas de Dr. Pere Gascon (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.