anhedonia

Anhedonia: Cuando nada produce placer

Existen momentos en nuestra vida en que podemos sentirnos más tristes, en que nuestra felicidad y curiosidad por la vida se desdibuja y nada parece interesarnos o llenarnos. Sin embargo, cuando esto no es algo puntual o justificado podemos estar ante un caso de anhedonia.

El Dr. Pere Gascón nos explica, en la Unidad de Psicología y Psiquiatría de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, en qué consiste la anhedonia.

¿Qué es la anhedonia?

La palabra anhedonia proviene de las palabras griegas an (oposición o carencia) y hedoné (placer). El hedonismo era una corriente filosófica de la Antigua Grecia que identificaba el bien con el placer, especialmente el sensorial, así como la tendencia a buscar el placer en todos los ámbitos vitales.

La palabra anhedonia fue utilizada por primera vez en 1886 por el psicólogo francés Théodule-Armand Ribot en su libro sobre la psicología sentimental.

Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, la anhedonia se define como la incapacidad para apreciar las cosas agradables de la vida, experimentar cualquier tipo de placer (físico, sensitivo o emocional), interés o satisfacción de forma prolongada en el tiempo.

Esta falta de reactividad ante los estímulos que pueden ser habitualmente placenteros puede darse en un solo ámbito de la vida (como las relaciones sexuales, a nivel profesional o ante las comidas) o de forma general.

¿Qué personas tienden a presentarla?

La anhedonia no se trata de una enfermedad, sino de un síntoma de que ocurre otro trastorno, ya que esta falta de sentimientos placenteros es anormal.

Los adictos en fase de abstinencia (tanto al alcohol como a las drogas), las personas con esquizofrenia, ansiedad, y sobre todo, las personas que padecen depresión, son aquellas que suelen experimentar anhedonia.

¿Por qué puede producirse?

La anhedonia está relacionada con un fallo en la producción y liberación de la dopamina, el neurotransmisor encargado de producir las sensaciones de placer y satisfacción. Cuando existe un problema psicológico como los anteriormente mencionados, el cerebro sufre una especie de bloqueo que produce que no sea capaz de liberar esta sustancia.

Además, la toma de ciertos fármacos, como los antidepresivos o los antipsicóticos pueden producir anhedonia en ciertos ámbitos de la vida, por ejemplo, reduciendo el apetito o la libido.

Diagnóstico y tratamiento de la anhedonia

Debido a que la anhedonia no se trata de un trastorno en sí misma, sino una manifestación de otros trastornos subyacentes, es muy importante que ante cualquier síntoma como éste se acuda a un profesional de la salud mental.

Este profesional podrá realizar test y entrevistas con la persona afectada para poder llegar al origen del problema y así actuar en consecuencia.

Una vez se diagnostique y se trate el problema que causa la anhedonia, ésta podrá empezar a remitir hasta desaparecer.

Asimismo, en el caso de que la anhedonia concreta se produzca por un tipo de medicación, el profesional valorará cambiarla por otra, eliminarla o modificar la dosis para evitar estos efectos colaterales.

De forma paralela al tratamiento pautado, será importante que la persona afectada se autoimponga unas medidas de autocuidado, así como la realización de actividades que puedan hacerle sentir bien.

¿Es posible prevenirla?

Para prevenir la anhedonia debemos prevenir la aparición de los mencionados problemas de salud mental o reducir sus efectos. Para ello, es importante que nos cuidemos, que hagamos actividades para aumentar nuestros niveles de serotonina y que comuniquemos nuestros sentimientos.

Si precisáis de mayor información acerca de cómo cuidar vuestra salud correctamente, os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestras áreas terapéuticas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon
Últimas entradas de Dr. Pere Gascon (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.