cáncer en el embarazo

Cáncer en el embarazo: ¿Cómo se actúa en estos casos?

Por desgracia, el cáncer es una enfermedad que puede aparecer en cualquier momento de la vida y cualquier persona puede verse afectada, tenga o no factores de riesgo. Las mujeres embarazadas, por lo tanto, no son un caso aparte. El Dr. Pere Gascón, reconocido oncólogo y director médico de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, nos explica, en la Unidad de Oncología, cómo se trata el cáncer en el embarazo.

¿Cómo se produce el cáncer en el embarazo?

El cáncer es una enfermedad que se produce cuando se da una mutación en los genes de ciertos tipos de células. Esta mutación produce que las células se reproduzcan descontroladamente y que no sigan los procesos de muerte celular normal, lo que hace que se formen tejidos anormales, los tumores.

El cáncer asociado al embarazo es toda aquella neoplasia de tipo maligno que se diagnostica durante la gestación o hasta un año después del parto. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta consideración llega hasta los 6 meses después del puerperio (la cuarentena tras el parto).

¿Cuál es su incidencia y cuáles son los tipos más comunes?

El cáncer en el embarazo es raro, pero es posible. La incidencia de este se sitúa en torno al 0’07%, pero puede oscilar hasta al 0’8%.

El tipo de cáncer más frecuente es el de cérvix, seguido por el de mama, el de tiroides, el melanoma, el de ovario, el Hodgkin y la leucemia.

¿Cómo puede afectar el cáncer al feto y a la inversa?

Aunque pueda parecer que el cuerpo de la mujer facilita la formación de cuerpos extraños, aumentando el riesgo de permitir el crecimiento tumoral, no existen evidencias de que el embarazo induzca a las neoplasias.

Asimismo, aunque puede albergarse miedo a que el cáncer pueda afectar al feto y llegar a producir abortos, no parece que los tumores afecten de forma importante al feto o a la evolución del embarazo, ya que la tasa de abortos o partos prematuros resulta similar en ambos casos.

La posibilidad de que se produzca metástasis en la placenta también es rara, así como la afectación fetal, casi únicamente en casos de los melanomas. En otros cánceres, como el de cérvix o la leucemia pueden darse algunas complicaciones como más infecciones, hemorragias o dificultad para el parto vaginal. 

¿Cómo se detecta el cáncer en el embarazo?

El cáncer durante el embarazo puede ser difícil de apreciar en un primer momento debido a que muchos de sus síntomas se confunden con efectos de la propia gestación, como los dolores de cabeza, la hinchazón, los dolores articulares, la fatiga, los cambios en los senos etc.

Los cambios en la anatomía de la mujer producidos por el embarazo también pueden confundir a los médicos durante la exploración física, y durante el embarazo, algunos marcadores, como los de inflamación o los tumorales, pueden encontrarse elevados.

Durante el embarazo se pueden realizar pruebas como la citología cervical, la mamografía, la ecografía abdominal o la analítica sanguínea.

En cambio, algunas pruebas de diagnóstico por imagen como las tomografías computarizadas, o las ecografías no se recomiendan, sobre todo durante el primer trimestre. En el caso de las ecografías, se puede colocar una protección de plomo sobre el vientre.

Asimismo, la toma de biopsias también puede ser limitada.

¿Cómo se aborda y trata el cáncer en el embarazo?

El tratamiento a llevar a cabo dependerá del tipo de cáncer, de su etapa y de la evolución del embarazo.

El médico podrá valorar tres opciones, esperar a tratar el cáncer cuando acabe el embarazo, avanzar el parto para empezar con el tratamiento cuanto antes, o realizar un tratamiento que sea compatible con la gestación.

Los procedimientos quirúrgicos que no afecten al bebé son recomendables y se pueden realizar, así como la terapia hormonal y las terapias dirigidas, pero estas, siempre tras el nacimiento.

La quimioterapia y la radioterapia no se recomiendan.

En este punto, además, es muy importante el apoyo psicológico, ya que la gestación es un proceso de crecimiento ordenado que promete una vida, y la neoplasia, es lo contrario. Por ello, el componente psicológico, importante para afrontar la enfermedad, puede no estar del todo fuerte.

Si precisáis de mayor información acerca de cómo cuidar vuestra salud correctamente, os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestras áreas terapéuticas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon
Últimas entradas de Dr. Pere Gascon (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.