Menos estrés y más reír

reir-contra-el-estres

La risa es una de las mejores medicinas. ¡Una sonrisa lo cambia todo!. Además, tener buen humor no sólo es un signo de inteligencia, sino que también representa que gozamos de un buen equilibrio emocional.

Pese a que en muchas ocasiones nos cuesta reír (o se nos olvida), si nos riésemos más, nuestra actitud para enfrentarnos a determinadas situaciones cambiaría drásticamente. No somos conscientes pero la risa es una buena herramienta para aliviar el estrés, la depresión o la enfermedad. A través de ella, disminuimos la importancia del asunto y generamos pensamientos positivos que repercuten en nuestro estado físico, mental y emocional.

Entre los beneficios de la risa encontramos:

– Disminuye la percepción del dolor.

– Estimula el sistema inmunitario.

– Disminuye las hormonas del estrés, como el cortisol, y promueve una mayor liberación de endorfinas, aquellas hormonas conocidas como “las hormonas de la felicidad”.

– Mejora las relaciones. Nada como sonreír porque, ¡se contagia! Notaremos cómo cambia el humor en el ambiente y cómo con los demás la comunicación se vuelve más fácil.

– Dejamos de pensar en aquello que nos provoca emociones negativas o estrés.

– Ayuda a ver los problemas como desafíos.

– Nos relaja. ¿No te pasa? Utilizamos tanto músculos cuando reímos con ganas que, al parar, notamos una sensación agradable de relajación y felicidad.

Teniendo en cuenta esto, ¿por qué no reír a diario? En determinadas situaciones aflorarán otras emociones, pero si una situación nos genera estrés, ansiedad y preocupaciones, ¿por qué no modificar nuestros pensamientos y sonreír? Así veremos todo de otro color, tendremos esperanza e incrementaremos nuestro bienestar. ¿Cómo hacerlo si no nos apetece? Como pasa con todo, debemos generar un hábito, estimular la sonrisa y acompañarla siempre de pensamientos positivos. Esto nos podrá ayudar a ello:

– Salir con los amigos o familiares.

– Ver el lado bueno de las cosas.

– Leer o ver contenido divertido que nos haga reír.

Lo importante de todo es cómo nos enfrentamos y afrontamos lo que nos sucede, y eso sólo dependerá de nuestra actitud ante la vida, y de nuestra inteligencia emocional. Porque para disfrutar de aquello que es realmente importante necesitamos… ¡Vivir con alegría!

Últimas entradas de Clínica Omega Zeta (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.