Pautas de higiene postural

pautas-higiene-postural

Al hablar de higiene postural nos referimos a un conjunto de normas cuyo objetivo es mantener una postura correcta, la cual debemos adoptar para evitar en nuestro organismo situaciones patológicas o incapacitantes. Por tanto, la higiene postural nos enseña a realizar esfuerzos de la forma adecuada, disminuyendo así el riesgo de padecer problemas de espalda en personas sanas, y ayudando a aquellas personas que ya los padecen a mejorar su autonomía o a que el impacto sea el mínimo.

Pautas básicas de higiene postural

A continuación os mostramos una pautas de higiene postural en situaciones cotidianas: coger objetos pesados, trabajar, descansar, y sentarse y levantarse.

higiene-postural-levantar-objetoshigiene-postural-trabajarhigiene-postural-descansarhigiene-postural-sentarse

  1. Coger objetos:
  • Si el objeto se encuentra en el suelo, agacharse con rodillas flexionadas, pies ligeramente separados y espalda recta.
  • Al levantarlo,

    mantener el objeto cerca del cuerpo y levantarse estirando las piernas y manteniendo al espalda recta.

  • Si son varios objetos y tienen que trasladarse (bolsas de la compra, cajas…), distribuir el peso equitativamente en ambos brazos.
  1. Trabajar:
  • Evitar arquear la espalda e inclinarse hacia delante.
  • Escoger sillas grandes, regulables, cómodas y giratorias, para evitar girar la columna.
  • La altura de la mesa debe quedar a la altura de los codos.
  • El asiento debe tener la altura adecuada para que los pies queden planos en el suelo.
  • Si se padece de lumbalgia, un soporte en los pies alivia la incomodidad.
  1. Descansar:
  • El respaldo del asiento debe estar en posición vertical, siendo estable y facilitando el apoyo de la espalda.
  • Evitar sillas, sofás o sillones demasiado almohadillados que nos hagan resbalar.
  • Evitar colocar una pierna encima de la otra.
  • La altura del asiento debe permitir que los pies queden planos en el suelo, y que las rodillas estén más alta que la cadera.
  • En la cama, evitar los colchones blandos y no dormir boca abajo. Dormir de lado con las rodillas flexionadas o boca arriba con un cojín debajo de las rodillas.
  1. Sentarse y levantarse:
  • Al sentarse, evitar la torsión de la columna. Hacerlo recto y flexionando las rodillas e inclinando el cuerpo hacia delante.
  • Al levantarse, inclinar cuerpo y cabeza hacia delante, apoyar las manos en los muslos y levantarse lentamente.

Lo importante es aprender a protegernos y adoptar posturas ni dolorosas ni que alteren el equilibrio para llevar a cabo de la mejor manera posible las actividades de la vida cotidiana.

No dudes en consultar a nuestros especialistas en medicina integrativa sobre todos los aspectos relacionados con las lesiones musculo-esqueléticas y su prevención.

Últimas entradas de Clínica Omega Zeta (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.