onicocriptosis

Onicocriptosis o uñas incarnadas: Cómo tratarlas y prevenirlas

Las uñas de los pies, igual que las de las manos, son estructuras formadas por queratina y calcio, cuya importante función consiste en proteger las cuantiosas terminaciones nerviosas que se hallan en los dedos. Las uñas de los pies pueden padecer lesiones o afecciones, como los hongos o la onicocriptosis, o uñas incarnadas, que se denominan erróneamente “uñas encarnadas”, haciendo referencia a cómo se hallan dispuestas.

La Dra. Cristina Zemba nos explica, en la Unidad de Dermatología de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, en qué consiste la onicocriptosis, cuáles son sus posibles causas, y cómo se puede tratar y prevenir.

¿Qué es la onicocriptosis y qué efectos produce?

La onicocriptosis o uñas incarnadas es un problema que surge cuando uno o varios bordes de la uña del pie penetran en la piel del mismo.

Dependiendo de en qué parte se produzca hablamos de onicocriptosis lateral (una de las esquinas o laterales de la uña se introducen en la piel), la más común, u onicocriptosis anterior, cuando la uña se curva por delante.

Algunas molestias que producen las uñas incarnadas son dolor en la zona, hinchazón y enrojecimiento, lo que puede afectar a la marcha o en el momento de ponerse calzado etc.

¿Cuáles son las causas por las que puede aparecer?

Existen varias causas por las que puede producirse la onicocriptosis:

Mal corte de las uñas

Una incorrecta manera de cortar las uñas es la principal causa de la onicocriptosis. Generalmente, cuando se percibe dolor en el dedo, o para evitarlo, el paciente suele cortar las esquinas de las uñas realizando un corte redondeado, lo que lleva a que, contrariamente a lo esperado, la uña se incarne.

Además, en muchas ocasiones la uña está profundamente incarnada y el paciente puede adquirir una posición inadecuada para cortarla o presentar un excesivo grosor en la uña.

Traumatismos o presiones frecuentes en la zona

Algunos microtraumatismos o presiones frecuentes en la zona pueden contribuir a que la uña se vaya clavando en la carne aunque no nos demos cuenta. Por ejemplo, esto puede darse en aquellos trabajadores que utilizan zapatos de seguridad o en aquellas personas que realizan deportes de contacto como el fútbol.

Biomecánica de la marcha y la pisada

La forma en que se corre o camina también puede predisponer a padecer este problema de las uñas, ya que la parte frontal o lateral de las uñas se pueden ver afectadas por el movimiento y la presión del zapato hacia ellas.

Malformaciones en las uñas

En muchas ocasiones la onicocriptosis tiene una base genética y la forma del pie o de los dedos puede predisponer a que aparezcan las uñas incarnadas.

Uso de calzado inadecuado

El uso de calzado de punta muy estrecha, o pequeño puede producir que la uña quede presionada y se incarne.

¿Cómo se puede tratar la onicocriptosis?

Teniendo en cuenta que el mal corte de las uñas es la principal causa de este problema, es fundamental que siempre se acuda a un profesional.

El podólogo podrá valorar entre dos tratamientos:

El tratamiento conservador consiste en la realización de un corte mediante bisturí en el borde de la uña incarnada y posteriormente realizar una técnica de reeducación ungueal.

Por otra parte también podrá realizarse un tratamiento quirúrgico ambulatorio.

¿Cómo podemos prevenirla?

Para evitar que aparezcan las uñas incarnadas es fundamental que tengamos en cuenta las causas que las provocan y actuemos en consecuencia, y que ante cualquier problema acudamos a un profesional de la podología.

Si precisáis de mayor información acerca de cómo cuidar vuestra salud correctamente, os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestras áreas terapéuticas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dermatología Integrativa. Microinmunoterapia. Micronutrición. Medicina genómica. en Clínica Omega Zeta
Especialista en Dermatología y Venereología, otorgado por la Universidad de Buenos Aires en 1989, y homologado por el Ministerio de Educación y Ciencia de Madrid en el año 1991.

La especialidad se realizó en régimen de Residencia Médica, constando de un examen inicial de selección y 4 años de residencia médica, a los que se agregan 2 más en el mismo hospital con cargo de Jefe de Residentes e Instructor de Residentes.
Dra. Cristina Zemba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.