lunares

Lunares: ¿Qué debemos tener en cuenta?

La piel es el órgano más amplio de nuestro cuerpo, ya que recubre todo nuestro organismo y actúa como una de nuestras primeras barreras inmunitarias para evitar la entrada de patógenos o sustancias tóxicas para nuestra salud. Asimismo, cada piel es única, y puede ser muy oscura, muy clara, de tonos intermedios, con manchas, o con pecas y lunares.

La Dra. Cristina Zemba nos explica desde la Unidad de Dermatología integrativa de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, qué son los lunares, por qué aparecen, cómo debemos controlarlos, cómo podemos saber si son o no preocupantes y cómo actuar.

¿Qué son los lunares?

Los lunares (nevos o nevus) son pequeños crecimientos en la piel que se desarrollan al agruparse células pigmentarias, es decir, aquellas células productoras de pigmento melanina (los melanocitos) y que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Pueden tener entre 1 cm y 2 ‘5 cm de diámetro, pero suelen ser menores de 6 mm. Pueden ser redondos u ovalados, planos o de forma abultada, de textura lisa o rugosa, e incluso pueden tener folículos pilosos. Además, pueden ser de diversos colores y oscurecerse con el tiempo.

¿Cómo y por qué aparecen los lunares?

Los lunares suelen desarrollarse durante la infancia y la adolescencia, aunque pueden aparecer a lo largo de la vida.

En las mujeres se aprecia una tendencia a aparecer u oscurecerse según los diversos cambios hormonales, como por ejemplo, durante el embarazo.

Las personas con piel muy clara suelen presentar muchos más, debido a que el sol aumenta su aparición.

¿Cuál es la importancia de controlarlos?

Las personas suelen tener entre 10 y 40 lunares, si bien, las personas con más de 50 tienen mayor riesgo de padecer melanomas.

El melanoma es el tipo de cáncer de piel más grave, el cual se produce por un crecimiento anormal de los melanocitos, las células que producen el pigmento melanina, que otorga color a la piel.

A pesar de que la mayoría de los lunares son benignos, en algunos casos estos pueden presentar cambios y acabar siendo peligrosos, por eso debemos estar muy atentos a los cambios progresivos que puedan sufrir, así como a la aparición de nuevos lunares.

¿Qué cosas debemos tener en cuenta para valorar si son o no peligrosos?

Para saber si podemos tener peligro de melanoma, os contamos acerca de la regla ABCDE del melanoma, para valorar en función a estas los lunares:

-A: Valorar la asimetría, es decir, si ambas parte del lunar son iguales o una mitad es distinta a la otra.

-B: Se valoran los bordes, en concreto, si son irregulares (borrosos, dentados, poco definido o abultados).

-C: Se valora el color. Debemos ver si hay un cambio de color en el interior del lunar, si es de dos colores (más claro en los bordes y más oscuro en el centro), si presenta bordes rojizos, si es de un color inusual o si es distinto o más oscuro que otros lunares.

-D: Se observa el diámetro, si es más grande de mm de ancho.

-E: Evolución, se evalúan los cambios en la apariencia o las nuevas apariciones.

Ante cualquier cambio o sospecha, recomendamos fuertemente acudir a un dermatólogo para poder realizar un estudio de la piel y una biopsia y actuar en consecuencia, por ejemplo, derivando al servicio de oncología de ser preciso.

Si deseáis más información acerca de cómo tener una piel saludable o controlar estos aspectos, os recomendamos consultar los artículos de nuestro blog y nuestras áreas terapéuticas, y os invitamos a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.