picor piel invierno

¿Inflamación y picor de piel?

picor-piel-invierno

Con la llegada del frío, el uso de la calefacción y el contacto con tejidos de la lana, aumentan las molestias de picor y sequedad de piel, especialmente en aquellas personas que padecen dermatitis atópica. Esta última, pese a ser una enfermedad crónica de la piel benigna, afecta a la calidad de vida de las personas que la padecen, debido en gran parte al intenso picor que se siente en cada momento y haciendo que el descanso sea algo complicado de obtener.

Las bajas temperaturas y la humedad propias del invierno, tienen un efecto perjudicial sobre la piel ya que roba gran parte de su humedad natural, provocando picor y dando origen a una condición propia de esta época y conocida como “comezón de invierno”. Este puede ser identificado por la aparición de “parches” de piel sea que se agrieta y que pica, normalmente en manos, brazos, piernas y cara. Estos síntomas pueden confundirse frecuentemente con algún tipo de alergia y por tanto, debe ser consultado a un médico lo antes posible para evitar molestias o un incorrecto tratamiento.

Hay algunas medidas que pueden hacer disminuir la sensación de picor de piel durante estos meses:

  • Disminuir el tiempo de las duchas, evitando el agua excesivamente caliente.
  • Secar la piel de forma suave, dando pequeños golpecitos y no frotando.
  • Evitar jabones fuertes. Se puede optar por un jabón suave, rico en ingredientes grasos como el aceite de coco o manteca de cacao, para que no se elimine la humedad de la piel y se mantenga su flexibilidad.
  • Aplicar crema hidratante con mayor frecuencia.
  • Hidratar el cuerpo bebiendo una buena cantidad de líquidos ya sea agua, caldos, té…
  • Evitar el exceso de alcohol porque provoca deshidratación a todos los niveles.
  • Si el ambiente en casa es excesivamente seco, se puede utilizar un humidificador. Este aparato se encarga de mantener la humedad en el ambiente.

Evita molestias innecesarias y cuida el estado de salud de tu piel. Si las molestias continúan, acude a un dermatólogo para que pueda valorar el caso y proponer el tratamiento más adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.