comer en verano 2

Recetas frescas y saludables para cocinar este verano

Durante esta época, nuestro organismo cambia sus demandas puesto que no necesita trabajar tanto y consume así menos calorías. De ahí, la importancia de modificar la alimentación y adaptarnos al ambiente y a nuestra necesidades.

Comer en verano no debe suponer perder los hábitos sanos, sino que hay que adquirir nuevas rutinas acordes que favorezcan una dieta sana y ordenada. Si analizamos, el comportamiento respecto a la alimentación en este periodo cambia drásticamente, siendo lo más habitual el saltarse comidas, no seguir un horario, comer en exceso, no desayunar porque nos levantamos tarde, etc. Esto debemos dejarlo a un lado y seguir realizando al menos cuatro comidas al día, evitando así picar entre horas y ganar unos kilos de más, y establecer unos horarios que puedan variar levemente.

Pese a que las ensaladas ocupan un papel predominantes dentro de las comidas propias del verano, tenemos que seguir ingeriendo todos los nutrientes de modo equilibrado y no olvidar ninguno de los grupos de la pirámide alimenticia como grasas, hidratos de carbono y proteínas. Lo que sí debemos hacer es modificar sus proporciones como es en el caso de disminuir las grasas, puesto que no son tan necesarias.

¿Qué comer en verano? 8 ideas para comidas o cenas.

 

1. Sopa de quinoa. Esta semilla contiene un alto nivel de proteínas y es rica en aminoácidos, que influyen en el desarrollo cerebral. Para la hora de comer, podemos preparar una rica sopa templada utilizando quinoa, caldo de verduras (el mismo de la cocción de éstas) y verduras como zanahoria, brócoli y calabacín. Una combinación exquisita y llena de nutrientes.

2. Gazpacho. No puede falta como primer plato en nuestras comidas y cenas veraniegas. Sólo hace falta tomates, pepino, pimiento rojo , ajo, aceite, una pizca de sal marina y pimienta. Para hacerlo más depurativo, puede incorporar apio.

3. Caldos de verduras. Una combinación de verduras contiene una acumulación de nutrientes beneficiosos para la salud y son ligeros y fáciles de digerir. Y sí, pueden tomarse en frío disfrutando así de otro sabor al acostumbrado.

4. Sopas de sandía o de melón.

5. Pasta con verduras. Elige sobre todo una variedad integral.

6. Ensalada de legumbres.

7. Pescado. Contiene más agua que las carnes y su digestión es más leve y rápida.

8. Ensaladas. Precaución con los aderezos y salsas utilizadas, así como con la combinación de ingredientes (procura no mezclar derivados de pescado con derivados de carne). No dudes en incluir unos pocos frutos secos, como las nueces, en ellas.

¿Cuál es tu comida preferida en verano? ¿Sueles seguir los mismos hábitos que durante el verano? ¡Cuéntanos!

Para cualquier duda o consulta, no dudes en contactar con nuestra unidad de nutrición y endrocinología integrativa.

El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.