¡Llegaron las castañas!

castañas

Como cada otoño, las ciudades de España se llenan de puestos en los que venden castañas asadas. Esta fruta, originaria de la China y Japón, llegó a Europa hace más de dos mil años. Y llegó para quedarse: durante la Edad Media las personas que no tenían acceso a los cereales utilizaban la harina de castaña para hacer su pan.

A pesar de estar clasificada como fruto seco, las castañas tienen el doble de hidratos de carbono, menos proteínas y menos grasas que la mayoría de los frutos secos y son alcalinizantes. Además son una fuente de minerales, fibra (de la que proporcionan el 21% de la cantidad diaria recomendada), son ricas en vitamina C, E, B3, folatos, ácidos grasos mono-insaturados y ácido palmitoléico. Y no contienen gluten.

Según la medicina tradicional china, las castañas ayudan a tonificar el riñón y están indicadas para enfermedades relacionadas con este órgano y dolor en la zona lumbar. Se deben comer totalmente peladas ya que su piel es indigesta y puede causar flatulencia.

Últimas entradas de Clínica Omega Zeta (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.