equilibrio del pH

El equilibrio del pH del cuerpo

El equilibrio del pH de nuestro cuerpo es clave para una buena salud puesto que ciertas funciones de nuestro organismo dependen del nivel del pH. Veamos qué podemos hacer y los factores que terminan su equilibrio o desequilibrio.

El pH es una medida de la acidez o alcalinidad de una sustancia y en el cuerpo se puede medir en la sangre, la orina o la saliva. Es fundamental que exista un equilibrio entre lo ácido y lo alcalino, el cual depende del nivel de pH. Éste se mide en una escala del 1 al 14, siendo 1 el extremo de la acidez y 14 el extremo de la alcalinidad. Cuando nuestro cuerpo está ligeramente alcalino, es decir, ligeramente por encima de 7, está más protegido contra enfermedades. En cambio, si tiene un nivel más cercano a la acidez, es más propenso a sufrir patologías como obesidad, alergias o artritis, entre otras. El equilibrio del pH de nuestro cuerpo es clave para gozar de una buena salud. 

¿Por qué se producen los desequilibrio en el pH?

Varios factores como el sedentarismo, la alimentación o el estrés pueden ocasionar que el pH disminuya. Pero éstos no sólo afectan a esta función, sino que también son posibles causas de otras alteraciones de la salud.

Eliminar la acidez y equilibrar el pH

Son muchas de las corrientes y expertos que recomiendan una dieta alcalinizante para asegurar un buen equilibrio del pH. Pese a que la alimentación es fundamental, es cierto que esta incide en el pH de la orina pero si repasamos la fisiología humana, el pH de la sangre no puede modificarse con la dieta. En este sentido, nuestro organismo dispone de sus propias estrategias para favorecer ese equilibrio como la neutralización de la variación de pH del plasma sanguíneo mediante compuesto que contrarrestan el exceso o deficiencia de protones, el sistema renal para eliminar ácidos a través de la orina o el sistema respiratorio para elimina CO2.

En el caso de pH de la orina, y pese que no ofrece una medida directa del pH de la sangre, su medición puede aportarnos información sobre nuestro equilibrio del pH. Además, el papel de la alimentación puede llegar a incidir sobre el pH de la orina debido a la capacidad de los alimentos de acidificar o alcalinizar. Pero no sólo estos aspectos, sino también otros factores como los ambientales influyen en nuestro equilibrio.

Centrándonos en la alimentación, los alimentos se clasifican según el efecto que tienen tras la digestión en el organismo, y no por su sabor, como es el caso de los cítricos. Para ello, se establece un valor PRAL (Potential Renal Acid Load) de los alimentos, calculando su contenido en nutrientes y estableciendo si generan una orina más ácida, son neutro o produce una más alcalina.

A nivel general, los alimentos de origen animal, los productos lácteos o los procesados, hacen que nuestros niveles de acidez se eleven. En cambio, alimentos de origen vegetal como las frutas y verduras tiene propiedades que nos ayudan a alcalinizar. Y como lo que se persigue es encontrar un equilibrio, debemos consumirlos balanceadamente, siempre optamos por aquellos que son más alcalinos y, en términos generales, más sanos y con más nutrientes necesarios para nuestro organismo.

Además de la alimentación, para alcalinizar nuestro pH debemos entender nuestro cuerpo como un todo, y encontrar el equilibrio teniendo en cuenta todas sus funciones. Algunas de las recomendaciones puede ser realizar ejercicio de forma moderada, cuidar los riñones y seguir una alimentación variada adaptada a las necesidades de cada persona.

Si quieres prevenir enfermedades, sentirte mejor o tener una alimentación más sana y completa, no dudes en consultar con nuestros expertos en Nutrición y Endocrinología Integrativa. Pide cita ahora.

El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.