mindful eating

¿Conoces el Mindful Eating?

¿Cuántas veces has empezado a comer para sentirte mejor? ¿O para matar el tiempo? El Mindful Eating nos enseña a disfrutar de la comida de forma consciente y sin remordimientos posteriores. ¡Descúbrelo!

Nuestro estilo de vida actual, lleno de prisas y tareas por hacer, nos hace vivir en un constante estrés. De ahí que los momentos para comer de forma tranquila, disfrutando del alimento y de la compañía, pasen a segundo plano la mayoría de los días. De ahí, de la necesidad de frenar y de recuperar el bienestar que estamos perdiendo, surge la filosofía Mindful Eating. Esta nos invita a llevar nuestra atención hacia el momento en el que estamos comiendo, observando cómo lo estamos haciendo y qué tenemos delante nuestro, para así ser conscientes evaluando este momento y el posterior qué alimentos comer, cómo y cuándo. Dicho de otra forma, se basa en la escucha del propio cuerpo para saber cómo alimentarlo.

 

La alimentación y los sentimientos

La comida y nuestros sentimiento han ido unidos desde siempre, siendo más o menos controlados por la persona, hasta el punto que comemos por enfado, tristeza, alegría, nervios o aburrimiento. Pero, ¿realmente tenemos hambre?

Para una buena y correcta alimentación, debemos aprender a diferenciar entre el hambre física y el hambre emocional. Esto nos permitirá ser conscientes de nuestra relación con la comida y cómo podemos cambiarla para cubrir nuestra verdaderas necesidades físicas y actuar con las emocionales de otra forma.

 

Empezar a practicar el Mindful Eating

Para iniciarnos en esta disciplina podemos poner en práctica una serie de consejos para cambiar poco a poco nuestra relación con la comida:

– ¿Tengo hambre?. Antes de iniciar una comida, pararse a prensar si existe hambre física. Si no la hay, plantearnos qué nos apetece, intentar sustituirlo si es necesario, y tomar la decisión de si lo comemos o no.

– Comer despacio. Un buen masticado de los alimentos (unas 25 veces cada bocado), dar bocados pequeños o dejar los cubiertos encima de la mesa tras cada porción, son buenas opciones para lograr este punto.

– Utilizar platos. Evitar comer del tupper o del paquete.

– Evitar estímulos. Comer sentado y sin nada que nos distraiga nos permite ser más conscientes de lo que estamos haciendo.

– Disfrutar del momento. Una buena charla relajada puede ser el estímulo perfecto para aprovechar ese momento.

– Agudizar los sentidos. Fijarse en el sabor, el olor y la textura de los alimentos que estamos tomando.

– Vigilar la postura. Debemos estar relajados, sin pensar en lo que tenemos que hacer luego o en lo que hemos hecho por la mañana. Simplemente hay que sentarse con la espalda recta, relajada y con las piernas sin cruzar.

 

A través del Mindful Eating podemos aprender a escuchar a nuestro organismo y tomar las decisiones sobre los alimentos que ingerimos de forma consciente. En este tipo de alimentación no se trata de prohibir alimentos, sino de seleccionar los que mejor nos sientan en la cantidad justa para sentirse bien y tener salud.

¿Cómo consideras que es tu alimentación? ¿Te gustaría cambiar algún aspecto?

El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.