Tecnología

Quantec y Quantec Med

quantec-med

Los sistemas biológicos disponen de posibilidades de comunicación especiales que se desarrollan casi exclusivamente fuera  del alcance de nuestros cinco sentidos. Algunos ejemplos son el pulgar verde en la comunicación entre seres humanos y plantas, el éxito en los ensalmos de verrugas y la telepatía entre seres humanos y animales domésticos. Dichos casos tienen lugar sólo a partir del sexto sentido.

quantecEl diodo con el ruido blanco hace posible que QUANTEC se comunique con sistemas biológicos, tanto para recibir como para transferir informaciones.

La biocomunicación instrumental es la posibilidad de construir un aparato físico de forma que pueda simular ser un sistema biológico. En consecuencia, puede recibir información de otros sistemas biológicos y, a su vez, transmitir esta información a dichos sistemas.

Las interfaces que permiten a un ordenador comunicarse con sistemas biológicos se basan por una parte en diodos que crean  un ruido blanco y, por otra parte, en un procedimiento análogo a la intercalación de  fotones gemelos.  

Las áreas de aplicación para esta tecnología son prácticamente ilimitadas. Actualmente, QUANTEC®  es el único aparato que ha conseguido controlar estos fenómenos (conocidos desde hace tiempo en la física cuántica) de forma que pueden emplearse selectivamente en la Biocomunicación. 

El ruido del diodo QUANTEC en sí puede compararse con una radio ajustada entre dos estaciones emisoras y que a veces emite sonidos graves y otras pitidos agudos y que, seguidamente, vuelve a emitir ruidos en las frecuencias intermedias de una forma casual sin un patrón reconocible.

Sin embargo, esto cambia en el instante en el que este ruido se conecta a la conciencia. A partir de este momento, estos cambios pueden tratarse e interpretarse en el ordenador. QUANTEC usa esta posibilidad de interactuación con la conciencia detectando mediante el ruido blanco las entradas concordantes de sus bases de datos (por ejemplo, afirmaciones, acupuntura, flores de Bach, homeopatía, colores, etc.).

El diodo como interfaz entre conciencia y máquina se investiga desde hace más de 30 años, en los que se han obtenido resultados claros. Un número incontable de pruebas realizadas con  personas y  animales han demostrado que los diodos con ruido blanco son capaces de actuar como interfaz entre formas de conciencia de diferentes características y ordenadores. El francés René Peoc’h pudo incluso demostrar con sus experimentos en el laboratorio del sueño que esto también funciona completamente sin conciencia despierta. En el marco del proyecto de conciencia global, actualmente se registra incluso la conciencia colectiva de todos los seres humanos de nuestro planeta.

Los sistemas biológicos disponen de posibilidades de comunicación especiales que se desarrollan casi exclusivamente fuera  del alcance de nuestros cinco sentidos. Algunos ejemplos son el pulgar verde en la comunicación entre seres humanos y plantas, el éxito en los ensalmos de verrugas y la telepatía entre seres humanos y animales domésticos. Dichos casos tienen lugar sólo a partir del sexto sentido.

Seguir leyendo