viajar solo

Viajar solo: 10 motivos para hacerlo

Se dice que viajar solo es una de las experiencias que todos debemos vivir aunque sea una vez en la vida.

Ya sea porque nuestro entorno tiene otros planes o compromisos, porque el destino que queremos descubrir no les encaja o por otros motivos, viajar solo se está normalizando cada vez más en nuestra sociedad.

Y no es que solo se esté haciendo cada vez más visible, si no que esta manera de viajar cuenta con muchas ventajas y beneficios para nuestra salud. La Dra. Elena Bejarano nos los  explica en nuestra unidad de Psicología integrativa.

¿Por qué decidirme a viajar solo?

Dedicas tu tiempo a lo que te gusta y conoces nuevas culturas

Cuando uno viaja, normalmente busca hacer o conocer aquello que le atrae y le apasiona. Viajar solo te permitirá centrarte en ello y sumergirte totalmente, ya que cuando vamos acompañados, no solo debemos consensuarlo todo, si no que también debemos estar atentos a nuestro acompañante.

Te relacionarás más

Una consecuencia de viajar solo es justamente que como no tendrás a nadie  conocido a tu alrededor, será inevitable que te relaciones con otras personas, locales o en tu misma situación. Eso no solo te ayudará a ganar seguridad en ti mismo, si no que incluso podrá ayudarte a ampliar tus círculos.

Disfrutarás de tu compañía y desconectarás

La mayoría del tiempo estamos rodeados de personas, en el trabajo, en casa…Y no tenemos tiempo para escucharnos a nosotros mismos por el ritmo de vida que llevamos. Viajar solo te permitirá profundizar en tu interior, escucharte y organizar y darle importancia a tus pensamientos y emociones. Estás en otro lugar, haciendo, aunque sea por poco tiempo, otra vida, y eso te renovará.

Crecerás como persona y desafiarás tus miedos

Justo por el hecho de que estarás solo y deberás relacionarte más, también aprenderás a valerte por ti mismo y ganar seguridad. Al ir con alguien que conocemos nunca salimos de nuestra zona de confort, ya que siempre tenemos ese apoyo.

Nadie te juzgará

En un lugar donde nadie te conoce y sin acompañamiento, eres todo lo que quieras ser, puedes ser tú mismo, sin limitaciones de qué dirán. Nadie tiene una idea preconcebida de ti o de lo que eres en tu casa o en la oficina, porque no lo saben. Esto te dará una gran sensación de libertad y realidad.

Marcarás tu ritmo

Te apetece tener un día de relax, tenlo. Te apetece un día frenético de visitas turísticas, tenlo. Te apetece hacer otra ruta, o no visitar la atracción típica y  por el contrario, conocer la vida local y sus detalles, lo haces. Como no hay segundas opiniones o deseos, tu viaje será lo que tú querrás que sea.

Adiós discusiones

Se dice que en un viaje se aprecia la afinidad entre dos personas. Y no es solo por el hecho de que se tengan o no los mismos intereses, si no porque es un momento de convivencia y una muestra de cómo nos afrontamos a las cosas. Podemos llevarnos muy bien con nuestros amigos, pareja o hermanos, pero en un viaje vemos cómo llevan el hecho de haber perdido el equipaje o el no querer visitar aquello por lo que estás ahí. No decimos que no viajes acompañado, pero ¿Con quién vas a discutir si te decides a viajar solo?

Te quedarás siempre con lo mejor

Relacionado con el punto anterior, ¿Quién no ha dicho alguna vez que prefería el asiento de la ventanilla del avión o la cama que daba a la ventana? Como no tendrás que compartir, tendrás lo mejor para ti.

Valorarás lo que tienes

Como hemos dicho anteriormente, al viajar solo tendrás oportunidad de realizar una introspección en tu vida y también ver otras culturas. Al alejarte de tus amigos, familia, pareja o calidad de vida, podrás ver realmente lo que tienes desde la distancia (física y emocional). “No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos”.

Viajar solo puede cambiar tu vida

Seguro que a la vuelta de tu viaje no eres la misma persona, en mayor o menor medida. Tu visión se habrá ampliado y esto te ofrecerá una gran riqueza personal.

¿Te animas ya a viajar solo? Si necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros.

Dra. Elena Bejarano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *