trastornos digestivos

Trastornos digestivos, ¿cómo actuar?

Los cambios de alimentación unido a las altas temperaturas y los cambios de horario pueden producir durante el verano la aparición de trastornos digestivos. ¿Cuáles son los más frecuentes? ¿Qué podemos hacer para evitarlos?

Entre los trastornos digestivos más frecuentes en verano están la digestión pesada y la gastroenteritis. Nos centraremos las recomendaciones para esta última.

Causas de la gastroenteritis en verano

Este trastorno se produce por la inflamación de la mucosa del intestino o del estómago. Entre sus síntomas más comunes se encuentran los vómitos, diarrea, dolor en la zona abdominal y fiebre.

Las principales causas de su aparición son:

– Beber agua no potable.

– Consumir comida en mal estado.

– Corte de digestión.

– Virus.

– Insolación.

– Empacho.

Consumo prolongado de medicamentos.

De estas, la más frecuente es por norovirus, y los síntomas suelen durar un par de días.

Prevenir la gastroenteritis

Podemos tomar ciertas medidas como:

1. Mantener los alimentos refrigerados y procurar no consumirlos si ya están cocinados pasadas más de 48 h.

2. Beber agua mineral embotellada, siempre de nuestra propia botella. A la hora de rellenarla, optar por el envase de cristal.

3. No tomar alimentos de los que desconozcamos su procedencia, especialmente si viajamos al extranjero (Asia, África, América del Sur) y lavar todos los vegetales y frutas con agua potable antes de tomarla.

4. Evitar ponerse al sol directo después de comer.

5. Especial precaución con los huevos y todos los alimentos que lo contengan.

6. Consumir alimentos como verduras, pescado, cereales integrales, fruta o pollo ecológico.

¿Y si ya ha aparecido?

–       Descansar el máximo tiempo posible.

–       Si la diarrea es constante, con sangre, fiebre o mareos, es importante acudir al médico lo antes posible para que analice la causa y aplique el tratamiento más indicado.

–       Si se trata de un intoxicación alimentaria, también es importante acudir al médico.

–       Mantenerse hidratado constantemente. Beber agua con un poco de limón, suero natural o infusiones. Las bebidas con gas o las isotónicas son irritantes para este estado.

–       Introducir los alimentos poco a poco. A partir de las 24 h (en las que se debe evitar los sólidos), comenzar con sólidos como el arroz, la zanahoria o la patata en pequeñas cantidades. Progresivamente, introducir alimentos con poca grasa y proteínas. Ante todo, no confiarse ya que, si aún no está todo correctamente, se puede irritar e inflamar el tracto digestivo, ocasionando una nueva recaída.

La recomendación habitual es, tanto para prevenir como para tratar, es consumir algún probiótico, especialmente si se va a viajar, o si se padece de alguna trastorno como diarrea, estreñimiento o gases. Este funciona tanto como coadyuvante en el proceso de mejora funcional como preventivo.

Unos malos hábitos alimenticios, la falta de hidratación y de actividad física pueden dañar tu estómago. No dudes en acudir a nuestros especialistas en medicina integrativa ante cualquier anomalía o si los síntomas se prolongan durante días.

Dr. Pere Gascon

Oncólogo y Director Médico at Clínica Omega Zeta
El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *