colon irritable

¿Tengo colon irritable?

El colon irritable o síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno gastrointestinal caracterizado por presentar un conjunto de molestias abdominales y alteraciones del hábito deposicional.

Este trastorno se presenta con mayor frecuencia en mujeres, y puede diagnosticarse en grupos de todas las edades, especialmente en adultos. Aunque no es una enfermedad grave, sí supone un descenso en la calidad de vida de los que lo padecen, ya que limita mucho la alimentación.

Síntomas del colon irritable

Entre los principales síntomas del colon irritable se encuentran

Dolor abdominal. Suele ser difuso o localizado en el abdomen inferior, de tipo cólico, opresivo o punzante, de leve o moderada intensidad y que se alivia tras la defecación.

– Alteraciones del ritmo intestinal. Pueden manifestarse con predominio del estreñimiento o de diarrea, o de forma alterna diarrea-estreñimiento.

– Gases.

– Sensación de evacuación incompleta.

– Presencia de moco en las deposiciones.

Malestar, en especial en las primeras horas del día.

Causas del colon irritable

No se conoce ningún mecanismo único que explique por qué los pacientes con colon irritable sufren estos síntomas de forma crónica y recidivante.

Lo más demostrado es que existen alteraciones de la motilidad y/o de la sensibilidad digestiva, influenciadas por factores psicológicos (episodios de ansiedad o estrés). También se han propuesto otras alteraciones que también podrían influir como es la gastroenteritis, alteraciones hormonales, intolerancias alimentarias y factores genéticos.

Prevención

– Alimentación adecuada. Comidas pobres en grasas y ricas en proteínas y fibras.

– Comer todos los días a la misma hora.

– Beber agua ya que previene el estreñimiento y facilita el movimiento del bolo alimenticio.

– Evitar situaciones que generen estrés.

– Hace ejercicio para fomentar la movilidad intestinal.

¿Padeces colon irritable?

En Clínica Omega Zeta aplicamos el criterio de la Medicina Integrativa, por lo que proponemos aquellos tratamientos procedentes de la medicina convencional y de la complementaria que mejor se adapten a cada persona. En el caso del colon irritable es especialmente importante corregir los hábitos inadecuados adquiridos con el tiempo, prescribir unas pautas de vida saludable y corregir los factores emocionales que se suelen asociar a este proceso. ¡Consúltanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *