Superar un mal día

pensamientos-para-un-mal-dia

Aunque siempre procuramos estar alegres y con pensamientos positivos, es normal que de vez en cuando tengamos un mal día durante el cual nos sintamos frustrados, cansados, enfadados o sin ánimo para cumplir con las tareas del día.

Aún alcanzando una estabilidad emocional, es probable que no se consiga eliminar por completos estos momentos, pero sí es posible desarrollar estrategias para que afecten (y duren) lo menos posible.

Entonces, ¿cómo superar un mal día? Sólo tienes que pensar en…

1. Respirar

Es lo primero que se puede hacer. Para ello, existen respiraciones (puedes leer varios ejercicios en este artículo publicado) que ayudarán a liberar y relajar la mente. Cuando estamos angustiados o nerviosos, nuestras respiraciones son más rápidas y cortas, por lo que nuestro malestar aumenta.

2. Aceptar

Al igual que aceptamos cuando estamos contentos, debemos hacer lo mismo cuando estamos tristes. Asumir lo que ocurre es el primer paso para poder cambiarlo.

3. Preguntar

Existen factores que incrementan determinadas emociones e incluso pueden provocarlas. En gran parte de los casos, el motivo de un mal día es ocasionado por descuidar algunos aspectos esenciales como la alimentación, el sueño o el ejercicio. Por eso, pregúntate:

  • ¿He descansado lo suficiente?
  • ¿Estoy bebiendo suficiente agua?
  • ¿Mi dieta es equilibrada?
  • ¿Estoy haciendo ejercicio?

4. Actuar

No te quedes sentando esperando a que pase, haz algo que te guste o algo que, por lo menos, te distraiga de los pensamiento negativos. Puede que esto no cambie tu estado de ánimo, pero al final tus pensamientos se verán modificados porque habrás hecho algo que tenías pendiente o que te apetecía.

5. Prohibido quejarse

Quejarte no va a hacer que te sientas mejor, ni solucionar el problema, sólo hará que aumenten más tus emociones negativas de tanta repetición. Debemos tener claro que muchas veces nos ahoga más la importancia que le damos a un problema, que el problema en sí. Si nuestro pensamientos tiene que ver con el futuro, no sabemos que va a pasar, y por eso es mejor centrarnos en el presente y en mejorarlo.

6. Practicar buenos hábitos

No te refugies en la comida basura porque no va a solucionar nada. Una dieta rica en frutas y verduras, equilibrada y beber agua hace que nos sintamos mejor físicamente, incidiendo así en nuestro estado anímico.

Por otra parte, un buen paseo al aire libre o practicar alguna actividad te ayudará a desconectar. Recuerda que está demostrado que hacer ejercicio físico libera endorfinas y serotonina, lo que se traduce en un mejor estado de ánimo. Ya sabes, ropa cómoda y a sentirte mejor.

7. Pensar en lo bueno

Claro que sí, nuestra vida tiene cosas maravillosas. Pensar con perspectiva nos ayudará a minimizar un mal día.

8. Descansar

Duerme las horas que necesitas, no tiene que ser un número concreto sino aquellas que tu cuerpo demanda (y necesita) para estar al 100%.

9. Rodearse

Cuéntaselo a alguien que te quiera y que pueda ver la situación desde otro punto de vista. Una visita a unos amigos, una cena especial o tiempo con la familia también puede resultar un apoyo que te sentará muy bien.

10. Sonreír

Puede sonar raro pero aplicar la ley de la atracción es una solución. Sonríe, relájate y supera el día difícil.

No dejes que las emociones te angustien, reacciona ante ellas para transformar tu día.

Como recomendación, la práctica de la técnica Mindfulness resulta muy útil para aprender estrategias que nos ayudan a superar obstáculos, eliminar el estrés, hacer frente a situaciones… Consulta nuestro programas y talleres en este blog, en nuestra página de Facebook, o llámanos al 93 368 26 54.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *