sordera

Sordera: Pandemia a la que no prestamos atención

Según la Organización Mundial de la Salud, más del 5% de la población mundial (466 millones de personas) padece pérdida de audición incapacitante (432 millones de adultos y 34 millones de niños y se estima que de aquí a 2050 más de 900 millones de personas padezcan sordera.

El Dr. Pere Gascón nos explica, en la Unidad de Otorrinolaringología Integrativa de Clínica Omega Zeta, especialista en Medicina Integrativa en Barcelona, qué es la sordera, si es lo mismo que la hipoacusia, cuáles son sus posibles causas y síntomas, y cómo podemos prevenirla, diagnosticarla y tratarla.

¿Qué es la sordera?

Se define la sordera como la dificultad o incapacidad para recibir estímulos sonoros o utilizar el sentido del oído, debido a una pérdida de la capacidad auditiva, que puede ser parcial o total, así como unilateral o bilateral.

¿Cuáles son los principales síntomas de la sordera?

La sordera suelen aparecer los siguientes síntomas o actuaciones en las personas que la padecen:

  • Dificultad para entender palabras, sobretodo con ruido de fondo.
  • Solicitar a los interlocutores que suban en volumen de su voz, hablen más despacio o vocalicen puesto que sus voces suenan mal articuladas o como murmullos.
  • Necesidad de subir el volumen de la televisión.
  • Dificultad para distinguir ciertos sonidos (como por ejemplo palabras que suenan de forma similar) y para saber de dónde proceden.
  • A causa de esta afección, es posible que la persona que la padece evite relacionarse o acudir a reuniones sociales.

En otros casos, además, puede existir la sensación de pérdida de equilibrio o mareo o de escuchar zumbidos (síntomas relacionados con el Síndrome de Ménière y los acúfenos).

¿Es lo mismo sordera que hipoacusia?

Aunque ambas palabras suelen considerarse y utilizarse como sinónimos, lo cierto es que son dos trastornos de la audición distintos, ya que dependiendo de los sonidos que se dejan de escuchar y a qué volumen hablamos de una u otra.

La hipoacusia, suele presentarse a mayor edad, aunque pueden darse en otras edades por daños producidos en el oído interno, sin embargo, aunque sus síntomas son muy parecidas, la hipoacusia es la pérdida leve o moderada de la audición, mientras que la sordera ésta se ve mucho más disminuida.

¿Cuáles son las principales causas de la sordera?

El origen de la sordera puede distinguirse en los siguientes tipos de causas:

Congénitas

Este tipo de sordera tendría su origen en la fase prenatal o desde el momento del parto, algunas causas pueden ser bajo peso al nacer, falta de oxígeno o infecciones durante el embarazo.

Adquiridas

La sordera puede ser producida por infecciones tales como la otitis, la meningitis, el sarampión o la parotiditis. Si afectan al oído interno o al nervio auditivo, ésta puede ser permanente. Algunos medicamentos también pueden provocarla.

Exposición constante o intensa al ruido

Algunas profesiones o situaciones, como el acudir a un concierto o llevar el volumen de los auriculares muy fuerte pueden provocar sordera al superar el nivel de decibelios que el oído puede soportar.

Envejecimiento

La degeneración de las células sensoriales, las ciliadas, produce que estas células, encargadas de la detección del oído, dejen de actuar correctamente o mueran.

Obstrucciones del oído a causa de cerumen o cuerpos extraños

¿Cómo podemos prevenir, diagnosticar y tratar la sordera?

A pesar de que la sordera puede producirse por envejecimiento o por causas congénitas,  reducir la exposición y el volumen de los ruidos que nos rodean, mantener una buena higiene del oído y utilizar medidas de protección de precisarse será de ayuda en su prevención.

El diagnóstico de la sordera suele realizarse empezando por un examen físico en búsqueda de cualquier problema en el interior del oído, seguido de pruebas de detección general (como taparse uno u otro oído e intentar saber qué se está escuchando), pruebas de diapasón o audiometría (una prueba mediante la cuál el paciente se coloca auriculares a los cuáles se emiten distintos sonidos a cada uno de los oídos y diversa frecuencia.

Finalmente, el tratamiento de la sordera puede realizarse mediante el uso de audífonos, implantes cocleares o mediante el control y extracción del cerumen.

Si precisáis de mayor información sobre este tema o nuestros servicios, os invitamos a contactar con nosotros sin compromiso.

Dr. Pere Gascon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *