¿Sabías que la mente es tan sólo un instrumento?

mente-instrumento-300x224Cuando empezamos a practicar Mindfulness nos damos cuenta de muchas cosas y comenzamos a poder ver cómo funciona nuestra mente. Esto es algo muy interesante porque nos volvemos observadores de nuestros pensamientos y como ya he dicho en otros post, descubrimos que la mayoría de pensamientos que tenemos durante el día son negativos y que nuestra atención muy raramente está en el aquí y ahora.

Nuestra mente nos hace estar siempre en una especie de “sueño” que no tiene que ver con lo que está ocurriendo en nuestro presente y eso no es ni bueno ni malo. Lo que ocurre es que acabamos pensando nuestra vida en vez de vivirla y a la vez trayendo emociones a nuestro presente que no tienen que ver con lo que está pasando en ese momento, a todos nos pasa que nos estresamos pensando en cosas que quizás no tienen ni porqué suceder y no están sucediendo. Todo esto ocurre cuando nuestra mente tiene rienda suelta y seguimos identificados con ella y dándole todo el protagonismo, cuando el protagonista y ahora quizás esto te suene bastante extraño: El protagonista eres tú, no tu mente, tú eres mucho más que tu mente, llámale conciencia, ser, esencia, el “Yo”… como quieras.

Lo que entrenamos a través de los cursos de Mindfulness es poder dar más espacio a esta conciencia u observador interno que ve más allà de los juicios, que puede observar los pensamientos, emociones o nuestras sensaciones corporales, y poder liderar nuestra vida en vez de hacerlo nuestros pensamientos o emociones.

De hecho, aunque quizás lo veamos como algo extraño, saber a través de la experiencia que somos más que nuestra mente o nuestras emociones nos aporta una mayor capacidad para liderar nuestra vida y como siempre digo: “La mente es un instrumento y tus emociones una guía”

Así que para no perderte en tus pensamientos y liderar tu vida te voy a dar 4 herramientas.

4 Herramientas para utilizar tu mente como un instrumento

1. Activa tu observador.

No podemos observar nuestra mente si nos identificamos con ella. Al meditar desde la actitud de la Atención Plena o Mindfulness contactamos con nuestra capacidad de observar sin juicio lo que hay en nuestro interior.

2. La respiración.

La respiración es algo clave, es algo que integramos en los cursos de Mindfulness.

Es un ancla que nos vuelve al presente y al cuerpo, nos permite dejar ir los pensamientos y apoyarnos en ella para dejar de darle el “micro” a la mente y poder volver nuestra mirada al “aquí y ahora”.

3. El foco de atención.

Tú eres el que decide hacia donde quieres poner tu atención y recuerda que hacia donde ponemos nuestra atención, ponemos nuestra energía, quiero decir que es importante ser coherentes.

4. La coherencia:

Alinea tu foco de atención con tus valores o lo que crees importante para ti.

Si quieres sentirte feliz y tu foco de atención está puesto hacia lo que te preocupa difícilmente conseguirás sentirte alegre ese día.

La mente como instrumento. Si haces todo esto podrás elegir conscientemente que tipo de penamientos sean los protagonistas en tu vida. Por otro lado te puede ayudar el preguntarte: ¿De qué me sirve este pensamiento? ¿Me está ayudando o sólo me trae malestar?

Próximamente volveremos a organizar el Programa de Mindfulness, en el que podrás comenzar a practicar Mindfulness y experimentar sus beneficios en tu salud y bienestar. Puedes estar al tanto de todas las novedades y fechas en este blog o en el Facebook de Clínica Omega Zeta.

Cristina Riera
Psicóloga y Coach
Instructora de Mindfulness
Psicoterapeuta Integradora.
Psicoterapia.cristina@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *