quiropractica

La quiropráctica en el dolor de espalda

La quiropráctica es una técnica de en el diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos del sistema neuromusculoesquelético, como la lumbalgia o la ciática, centrándose en la atención de la columna vertebral como punto de inicio.

El Dr. Pere Gascón te explica dentro de nuestra unidad de tratamiento postural e integral del dolor todo acerca de esta práctica.

¿Cuáles son los orígenes de la quiropráctica?

La  atención a la columna vertebral se remonta a tiempos de Hipócrates y otros médicos de la Antigua Grecia, pero no es hasta 1895 cuando David Daniel Palmer crea la primera institución quiropráctica en Davenport, Estados Unidos.

Aunque no reconocida oficialmente en nuestro país, la quiropráctica fue reconocida por la OMS en 2005, presentando una regulación tanto para los países que la reconocían como una práctica médica como los que no, con el objetivo de implementar unas actuaciones para la profesión, regulada por la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ).

¿En qué se basa esta técnica y cuál es su objetivo?

Esta técnica totalmente manual, llevada a cabo por el profesional quiropráctico, busca subluxaciones, o más ampliamente conocidas como pinzamientos, provocados por vértebras que se desplazan o bloquean. Debido a esto, las funciones de los nervios cercanos, o que parten de la columna vertebral, pueden verse afectadas, provocando casos de lumbalgia, cervicalgia o ciática.

La voluntad principal de la quiropráctica es cuidar el cuerpo de forma natural, no únicamente con la intención de recuperar o rehabilitar una lesión ya manifiesta, si no también con el objetivo de corregir posibles problemas que puedan llevar a nuevos casos de dolor de espalda.

Muchas enfermedades se presentan de distinta manera en cada paciente, por lo que la quiropráctica no busca únicamente saber de qué enfermedad se trata, si no en cómo se halla la columna vertebral y si un mal estado de ésta puede ser el motivo principal de la dolencia.

¿Qué cuestiones tiene en cuenta el quiropráctico antes de iniciar el tratamiento postural?

En primer lugar, y antes de realizar cualquier tipo de exploración o tratamiento, el quiropráctico buscará obtener toda la información posible que pueda influir tanto en el caso como en su actuación.

Las lesiones y enfermedades actuales o pasadas, los fármacos utilizados, el estilo de vida del paciente, entre ellos los hábitos alimenticios, del sueño, o de ejercicio, el consumo de sustancias como el alcohol, tabaco o las drogas y la posibilidad de padecer estrés y mala posición corporal son los principales factores que tendrá en cuenta en una primera aproximación al caso.

Tras esta primera valoración, el profesional quiropráctico podrá realizar también un examen físico con pruebas de movilidad de la columna, revisar la presión arterial o realizar radiografías.

¿La quiropráctica es recomendable para cualquier tipo de dolencia ósea o muscular?

No todas las dolencias son sensibles de ser tratadas por la quiropráctica. Este tratamiento es ideal para dolores de espalda agudos y crónicos, dolores cervicales e incorrectas conductas posturales, en cambio, no se recomienda en afecciones graves como tumores óseos, artritis graves, fracturas u osteoporosis.

¿Cómo es el tratamiento postural y qué duración tiene?

El tratamiento postural e integral del dolor normalmente consistirá en que el paciente se recueste en una mesa especial, donde realizar la manipulación vertebral, moviendo una articulación de la columna hasta el máximo de su rango. Tras esto realizará una compresión ligera o ajuste para realinear los huesos.

Como complemento, puede realizar otros tratamientos como masajes.

En la gran parte de los casos, es necesaria más de una sesión para arreglar el problema, durando normalmente el tratamiento varias semanas.as sesiones pueden repartirse en 2 o 3 visitas de 10 o 20 minutos al principio, descendiendo en número con la mejoría del paciente. L

Si necesitas más información acerca de tratamientos posturales e integrales del dolor, no dudes en consultarnos.

Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *