¿Quieres ser más optimista y mejorar tu salud?

Te preguntarás cual es el secreto, la receta o si me lo estoy inventando para atraer tu atención… El secreto te lo cuento ahora mismo y en alto: Hacer el Programa de Mindfulness y, para que veas el impacto real de lo que te digo, el artículo de hoy tiene una base más científica.

Hoy te voy a hablar de diversos estudios científicos que confirman que, por un lado, la práctica del Mindfulness transforma nuestro cerebro y, por otro lado, llega a tener impacto a nivel celular y es por ello que puede afirmar que nos transforma en personas más optimistas y nos alarga la vida.

Hay multitud de estudios que prueban estos cambios en nuestro cerebro a través de la práctica y lo más llamativo es que las personas que participaron en estos estudios tan sólo habían realizado el Programa de Mindfulness de dos meses.

Investigadores como Segal, Williams y Teasdale en 2002 descubrieron que se activaba de una forma clara y notable la zona prefontal izquierda, esta zona del cerebro se relaciona directamente con personas que tienen una mirada más optimista frente las dificultades y son más resolutivas.

Por otro lado en otro estudio reciente de hace dos años se quiso demostrar que la práctica del Mindfulness tenía un impacto incluso celular. Las proteínas que protegen el ADN, los telómeros, se acortan cuando se sufre un gran estrés, una enfermedad difícil o cuando envejecemos y se probó que a las personas que habían realizado el Programa de dos meses de Midfulness no se les acortaban.

Como dice el mismo Jon Kabat-Zinn (Creador del Programa de Mindfulness): “Hemos comprobado que puede reducir el acortamiento de los telómeros, lo que aumenta la longevidad”

Por otro lado actúa como preventivo ante diferentes enfermedades:

  • “Mejora la biología y la bioquímica del cuerpo, promueve la salud y previene enfermedades”.
  • “Meditar reduce la inflamación que está en el origen de diferentes enfermedades”.

Además de todo esto y mucho más que te podría contar de los diferentes beneficios del Mindfulness, mejora el sistema inmune, ya que la activación de la zona prefrontal izquierda tiene una relación directa con la producción de células NK que son las encargadas de destruir las células cancerígenas. Increíble, ¿verdad?.

Para que lo leas tu mismo te voy a dejar las reseñas de los artículos:

Simón, V. (2007). Mindfulness y neurobiología. Revista de psicoterapia, 66(67), 5-30.

Carlson, L. E., Beattie, T. L., Giese‐Davis, J., Faris, P., Tamagawa, R., Fick, L. J., … Speca, M. (2015). Mindfulness‐based cancer recovery and supportive‐expressive therapy maintain telomere length relative to controls in distressed breast cancer survivors. Cancer, 121(3), 476-484.

Espero que el artículo de esta semana te haya resultado interesante, sí es así compártelo 😉

Esta es una foto mía con Jon Kabat-Zinn:

mindfulness-Jon-kabat-Zinn

Autora:
Cristina Riera
Psicóloga y Coach.
Instructora de Mindfulness.
Psicoterapeuta integradora.

Dr. Pere Gascon

Oncólogo y Director Médico at Clínica Omega Zeta
El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *