probióticos para la piel

Probióticos para la piel: ¿Funcionan?

Desde hace ya tiempo y sobretodo de un tiempo a esta parte, los probióticos y los prebióticos han ganado notoriedad y se ha aumentado su consumo debido a los beneficios que se ha descubierto que ofrecen para nuestra salud y bienestar general. Aunque su aplicación se ha centrado mayoritariamente en la salud intestinal (para repoblar y reforzar la flora intestinal) así como a nivel vaginal (la flora intestinal), recientemente, aunque con menos estudios, se ha empezado a valorar su actuación en la salud cutánea, es decir, si podrían ser buenos los probióticos para la piel.

La Doctora Cristina Zemba, nos explica, en la Unidad de Dermatología Integrativa de Clínica Omega Zeta, experta en Medicina Integrativa en Barcelona, cómo pueden actuar los probióticos en la piel, cuáles serían sus beneficios y cómo podemos obtenerlos.

Los probióticos: Recordando de qué se trata

Seguramente todos alguna vez hemos tenido que tomar probióticos tras un problema intestinal, vaginal o tras la toma de antibióticos, que han acabado no solo con las bacterias y microorganismos patógenos para nuestra salud, también con las bacterias “amigas”.

Como ya hemos explicado en otros artículos, los probióticos son organismos vivos que al ingerirse en las cantidades adecuadas pueden ser beneficiosos para nuestra salud, dándose una relación de simbiosis.

Los probióticos para la piel: ¿Cómo pueden ayudar?

Se cree que los probióticos para la piel actúan de la misma manera en que actúan a nivel intestinal. Los probióticos para la piel pueden reforzar la flora cutánea o microbiota dañada o insuficiente, la cuál juega un papel importante en la salud de la piel.

Las bacterias que viven en la epidermis refuerzan la barrera protectora de la piel, el órgano y barrera más amplio de nuestro organismo, dificultando la ocupación de la piel por parte de otras bacterias y microorganismos patógenos, así como actuando como moduladores del sistema inmune.

Su presencia, y la liberación de ciertas sustancias con propiedades antimicrobianas, pueden ayudar a prevenir y tratar afecciones como el acné, la dermatitis atópica o ser de ayuda en la curación de heridas o en la mejora de pieles debilitadas.

Por ejemplo, en el caso del acné, los microorganismos que se hallan en la piel son detectados por el sistema inmune como una amenaza, lo que desencadena reacciones como la inflamación o las pápulas.

Si la piel esta bien provista de estas bacterias “buenas”, los probióticos, estos no solo ocuparán el espacio que pueden ocupar otros microorganismos, sino que pueden actuar como defensas naturales de la piel, que de verse alteradas, pueden no protegernos o hacerlo deficientemente.

De dónde obtener y cómo utilizar los probióticos para la piel

Como hemos comentado anteriormente, la investigación de los efectos de los probióticos para la piel frente a sus otras aplicaciones (por ejemplo, a nivel intestinal), es aún muy reciente, sin embargo, algunos estudios italianos y coreanos han hallado mejoras en el tratamiento del acné en aquellos individuos de estudio que combinaban sus cuidados faciales con el consumo de probióticos.

A nivel de aplicación, también existe poco trasfondo académico acerca de cómo deben consumirse y aplicarse estos probióticos, si a nivel oral o a nivel tópico.

A nivel tópico, los probióticos llegarían directamente a su ambiente natural, mientras que a nivel oral, si bien no llegarían a la piel directamente, actuarían en el reconocido eje intestino-cerebro-piel, teniendo en cuenta que todos están interrelacionados y los tres órganos son partes importantes de la respuesta inmune.

En cuánto a de dónde podemos extraer estos probióticos, es importante tener en cuenta que más allá de los recientes productos de farmacosmética (cremas o suplementos enriquecidos con estos organismos), los alimentos fermentados (como el té kombucha, el kéfir, el chucrut, el kimcha etc.) también son una opción ideal y fácil de conseguirlos.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra piel para mantenerla sana y bonita, os recomendamos seguir los consejos de nuestro blog y os invitamos a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Pere Gascon
Últimas entradas de Dr. Pere Gascon (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *