poliomielitis

Poliomielitis: ¿En qué consiste esta enfermedad?

La poliomielitis o en su forma abreviada “polio” es una enfermedad que pese a ser considerada erradicada, puesto que hace mucho tiempo que se eliminó en los países desarrollados, aún sigue presentándose en muchos otros y es endémica en Afganistán, y Pakistán.

Con motivo del Día Mundial contra la Polio, el día 24 de octubre (en que se celebra el nacimiento de Jonas Salk, quien dirigió el primer equipo para desarrollar una vacuna contra ella), hablaremos sobre ella. La Dra. Marta González-Corró, nos explica en la Unidad de Psiconeuroinmunoendocrinología de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, qué es la poliomielitis y cómo se contagia, cuál es su prevalencia, síntomas y efectos, prevención y tratamiento.

¿Qué es la poliomielitis?

La poliomielitis (de las palabras griegas poliós, gris, y myelós, referencia a la médula espinal), polio o parálisis infantil, es una enfermedad provocada por el poliovirus, y altamente infecciosa, que afecta al Sistema Nervioso.

La transmisión e infección de la poliomielitis se produce mediante secreciones respiratorias, por ruta fecal-oral o por aguas contaminadas.

¿Cuál es la prevalencia de la poliomielitis?

La poliomielitis recibe el nombre de parálisis infantil porque afecta principalmente a niños de entre 4 y 15 años en clima templados.

En cuánto a la prevalencia de esta enfermedad a lo largo del tiempo, el primer brote de poliomielitis documentado se produjo en 1894 en Estados Unidos, con 18 fallecidos y 132 personas con parálisis permanente.

En 1916 se dio un nuevo brote en Estados Unidos con más de 6.000 fallecidos y muchos miles de paralizados más.

En el año 1988 se registraron cada año más de 350.000 casos de polio en 125 países y hacia 2006 solo en 4 países (India, Nigeria, Afganistán y Pakistán) la polio era endémica.

Actualmente se han reducido los casos en un 99%.

¿Cuáles son los síntomas y los efectos de la poliomielitis?

Aunque en la mayoría de los casos la infección por polio puede ser asintomática, los principales síntomas de la enfermedad son fiebre, cansancio, cefaleas, vómitos, rigidez en el cuello, debilidad y dolores en las extremidades, y en una de cada 200 infecciones puede darse una parálisis irreversible en las piernas.

Asimismo, en entre un 5 y u 10% de los casos los afectados fallecen a causa de insuficiencia respiratoria ante la parálisis de los músculos respiratorios.

En estos casos, el virus se ha introducido en el sistema nervioso central por el torrente sanguíneo y ha destruido las neuronas motoras.

Prevención y tratamiento de la poliomielitis

Lamentablemente la polio aún no tiene cura, sin embargo es prevenible mediante la vacunación y el cuidado de las medidas higiénicas y el agua. Hasta la fecha se cree que se han vacunado más de 2.500 millones de niños de todo el mundo y se sigue trabajando para la erradicación total de la enfermedad.

En los casos de infecciones por polio, el tratamiento se basa en la conservación de energía, en fisioterapia, toma de analgésicos, terapia del habla y de la apnea del sueño.

Teniendo en cuenta la debilidad de los músculos respiratorios, es importante que los afectados protejan sus pulmones, se abriguen y mantengan un estilo de vida saludable, con alimentación equilibrada y evitando el tabaco y la cafeína.

Si precisáis de mayor información sobre salud os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog y os invitamos a conocer nuestros servicios o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Marta González
Últimas entradas de Dra. Marta González (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *