paralisis del sueño

Parálisis del sueño: ¿Dormido o despierto?

¿Os imagináis lo angustioso de despertarse y no poder moverse ni hablar e incluso sentir una presencia que nos acecha? Esa sensación existe y es conocida por el nombre de parálisis del sueño.

El Dr. Pere Gascón nos explica en nuestra Unidad de Medicina integrativa y salud integral de Clínica Omega Zeta, qué es la parálisis del sueño, sus causas y síntomas y cómo afrontarla.

¿Qué es la parálisis del sueño?

La parálisis del sueño, también conocida como apnea del sueño, es una parasomnia o trastorno del sueño en que la persona afectada manifiesta la angustiosa sensación de no poder moverse ni hablar durante la fase de transición del estado de vigilia al sueño o a la inversa.

Aunque este trastorno está considerado extraño de forma común, según la Clasificación Internacional de los Trastornos del Sueño, entre un 50 y un 60% de la población la ha sufrido o sufrirá en algún momento a lo largo de su vida.

¿Cómo se produce?

Tal y como hemos comentado, la parálisis del sueño se produce en la fase de entrada al sueño desde el estado de vigilia o a la inversa. La fase en la que nos encontramos soñando y relajados profundamente es conocida como la fase REM, en la que se producen los sueños.

Mientras nos encontramos en esta fase, totalmente relajados, se activa el mecanismo de atonía muscular, que bloquea nuestro cuerpo para evitar que actuemos según lo que vivamos en lo sueños y que podamos dañarnos.

En los casos de parálisis del sueño se produce un desfase en esta fase, pues nuestro cuerpo sigue paralizado pero nuestra mente ha despertado antes, lo que produce que la persona que lo sufre experimente la sensación de que no puede moverse o hablar a pesar de estar despierta.

¿Cuáles son las principales manifestaciones y síntomas de la parálisis del sueño?

La parálisis del sueño puede aparecer de manera aislada o recurrente, incluso estar asociada a otra patología. Entre sus síntomas más comunes encontramos los siguientes:

Presencia

El afectado tiene la sensación de estar acompañado por un intruso, que le observa, se mueve, se aproxima, se sienta cerca o incluso encima, es por ello por lo que este trastorno también se conoce como “Subida del muerto”.

Presencia amenazante y/o malévola

En estos casos, el durmiente experimenta la sensación de rapto, posesión o abandono del alma del cuerpo, como si se tratara de una vivencia sobrenatural o un viaje astral.

Alucinaciones

Durante la parálisis del sueño pueden darse de forma aislada o conjunta alucinaciones visuales, auditivas y táctiles.

Las alucinaciones visuales consisten en que el durmiente percibe muy vívidamente objetos y lugares tanto conocidos y/o desconocidos experimentando situaciones que no son reales.

Asimismo, las alucinaciones auditivas consisten en que el afectado está convencido de que los estímulos sonoros que escucha son reales y externos a él.

En cuánto a las alucinaciones táctiles, que son igualmente muy reales para el afectado, estas se relacionan con la aparición de presencias, notando como el colchón se hunde, alguien se acerca o mueve las sábanas.

Problemas respiratorios

Aunque la vida del afectado, no corre peligro pues el sistema respiratorio sigue funcionando, este puede padecer sensación de asfixia o presión en el pecho.

¿Cuáles son las causas y factores que la provocan?

Como hemos observado, la parálisis del sueño es un trastorno en que se produce un desajuste en la fase de entrada o salida del sueño, por lo que se entiende que su origen se halla en el sistema nervioso. Debido a esto las personas con mayor disposición a ella son aquellas situadas en alguno de los siguientes grupos:

  • Hombres de entre 30 y 50 años.
  • Personas con horarios irregulares del sueño (afectados por insomnio o jet-lag recurrente, con trabajos nocturnos o cambios de turno).
  • Personas con tendencia al nerviosismo la ansiedad, el estrés u otros problemas psicológicos de espectro ansioso.

Asimismo, puede producirse en personas con sobrepeso o sedentaria debido a un menor gasto de energía, con problemas respiratorios o acostumbradas a dormir boca arriba o con antecedentes familiares de parálisis del sueño.

¿Cómo podemos evitar y tratar la parálisis del sueño?

Teniendo en cuenta los puntos anteriores es importante que para tratar de evitar este problema intentemos mantener rutinas de sueño constantes, evitemos sustancias y situaciones excitantes y realicemos ejercicio moderado para relajarnos.

Si crees que padeces parálisis del sueño, conoces a alguien que la padezca o precisas de mayor información sobre ello o nuestros servicios, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *