funciones y cómo generar oxitocina, la hormona del bienestar

Los secretos de la hormona del bienestar

Los momentos más felices de la vida suelen están inundados de oxitocina, conocida como la hormona del bienestar y del amor, y su repetición nos proporciona una vida saludable. ¿Cómo se genera y qué efectos tiene en el organismo?

La oxitocina es, básicamente, una sustancia producida por nuestro propio organismo en una parte del encéfalo llamada hipotálamo y en otros órganos. En relación a su función, la oxitocina puede actuar como hormona o como neurotransmisor. En el primer caso, viaja a través de la sangre para llegar a distinto tejidos y órganos haciendo que estos reaccionen de una manera determina. En el segundo caso, viaja entre los espacio sinápticos (donde se establecen la comunicación entre neuronas) y su papel es transmitir señales eléctricas a lo largo del sistema nervioso hasta el cerebro.

Sin embargo, una de sus funciones concretas y más significativas tiene mucho que ver con el bienestar, el afecto y el amor, en los que interviene como así han demostrado numerosos estudios, a la vez que reduce la acción del cortisol, conocida como la hormona del estrés. Por tanto, la oxitocina es una pequeña pieza de la química corporal que nos permite explicar científicamente sensaciones tan intensas e inexplicables como las que tienen que ver con el  amor o con el bienestar personal.

Neurólogos, psicólogos y psiquiatras, entre otros, han prestado atención a sus efectos y qué mecanismos de estímulos hacen que sea liberada en nuestro organismo. Vamos a verlos con detalle, centrándonos en 3 aspectos en los que desempeña un papel importante: amor, maternidad y sociabilidad.

Oxitocina y el amor

Es conocida por la hormona del amor y, aunque es una experiencia subjetiva en la interviene otras muchas sustancias, si es cierto que hay algunos patrones en los que pueden observarse la relación de la oxitocina con esos procesos que tienen que ver con el afecto y el amor.

Por ejemplo, los niveles de esta sustancia aumentan ante caras familiares, al compartir una relación intima, al tener confianza en y con alguien…

Oxitocina y la maternidad

La oxitocina, como hormona, tiene un papel muy importante en el parto y la lactancia, tal y como comprobó el fisiólogo Henry Dale, el cual le puso nombre a esta sustancia.

La liberación de oxitocina provoca las contracciones antes del nacimiento y hace que ciertas fibras musculares del útero se mantengan contraídas durante el parto. Además, tiene ciertos efectos mecánicos sobre las mamas, haciendo que estas produzcan leche materna. De hecho, los niveles de oxitocina en una madre suelen ser más elevados durante la lactancia, especialmente en el momento de alimentar.

Oxitocina y la sociabilidad

La oxitocina es agente directo de nuestra confianza y sociabilidad, creando vínculos y lazos personales fuertes, resistentes y duraderos. Por ejemplo, se segrega oxitocina en diversas situaciones de la vida social como una comida agradable o un baile lleno de risas, en una conversación con un amigo, en las confidencias…

Como hemos visto, existen muchas situaciones que favorecen la liberación de oxitocina, y en la mayoría, nosotros mismos tenemos la capacidad de modular las respuestas emocionales para enviarnos mensaje positivos e incrementar nuestra sensación de bienestar. No las desaprovechemos. Un abrazo, una conversación, una llamada telefónica, un café compartido, un beso, un rato para nosotros, practicar ejercicio… Nuestra salud nos lo agradecerá.

Dr. Pere Gascon

Oncólogo y Director Médico at Clínica Omega Zeta
El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *