histamina

Histamina: ¿Es posible reducirla?

Muchas veces, los mismos alimentos que nos funcionan en el tratamiento de una u otra dolencia o que simplemente, nos gustan, pueden sernos perjudiciales, y no solo por motivos nutricionales o por alergias, si no también por su exceso de Histamina.

La Dra. Marta González-Corró, nos explica en nuestra Unidad de Psiconeuroinmuno endocrinología (PNIE) , qué es la Histamina y cuáles son los problemas de un exceso de la misma.

¿Qué es exactamente la Histamina y qué funciones cumple?

La Histamina es una amina idazólica, un elemento que nuestro cuerpo crea de forma natural y que cumple con múltiples funciones de vital importancia. Entre ellas está la de regular el estómago y estimular la secreción de jugos, intervenir como neurotransmisor,  participar en el ciclo sueño-vigilia, controlar el apetito, dilatar los vasos sanguíneos de ser preciso, y por lo que es más conocida, por participar en los procesos de inmunidad.

¿Qué sintomatología presenta un exceso de ella?

Un exceso de Histamina puede provocar dolencias y malestares tales como picores, calambres, falta de aliento, nariz moqueante, enrojecimiento, migrañas, fatiga, irritabilidad, alteraciones del sueño, aumento de peso, piel atópica y otros trastornos cutáneos, estreñimiento, síndrome del colon irritable, artritis, sensación de hinchazón, náuseas, sensación de saciedad, desajustes hormonales, dolores de espalda y dolor en tejidos blandos.

¿Qué puede causar un exceso?

La Histamina suele eliminarse a través del intestino gracias a la enzima diamino oxidasa (DAO), que se halla en la mucosa intestinal, pero debido a una escasa actividad de ésta da un desequilibrio entre la Histamina presente y la capacidad de metabolizarla, provocando un exceso que pasa a plasma y tejidos, provocando efectos adversos. Esta disfunción o falta de DAO puede deberse en primer lugar por procesos inflamatorios intestinales, como la colitis ulcerosa o la duodentitis.

Así mismo, un exceso de Histamina puede darse por infecciones por hongos o  bacterias como la candidiasis vaginal, enfermedades inflamatorias como la colitis ulcerosa, la toma de medicamentos que inhiban la actividad de la DAO, como mucolíticos, antidepresivos, antibióticos, analgésicos, tranquilizantes y relajantes.

También existen factores genéticos que predisponen a padecer de un exceso de esta sustancia, por ejemplo, en aquellas personas que presentan una baja actividad de la enzima DAO o que por una malformación o enfermedad del hígado, este les metile más lentamente.

Finalmente, una alimentación inadecuada, con un exceso de alimentos muy ricos es otro de los principales factores a considerar.

Alimentos aconsejables y desaconsejables para tratar el exceso de Histamina

Alimentos desaconsejables:

  • Chocolate y derivados
  • Lácteos y productos que los presenten
  • Soja
  • Café y té
  • Alcohol
  • Vinagre y confitados
  • Frutos secos
  • Embutidos y carne de cerdo
  • Pescado azul y marisco
  • Azúcar y aditivos
  • Trigo y derivados
  • Conservas, fermentados y ahumados
  • Frutas como los cítricos, el kiwi, la piña, la papaya, la ciruela, el plátano, las frambuesas y fresas y el aguacate.
  • Verduras y tubérculos como el tomate, las espinacas, la patata, el pimiento, la berenjena y las acelgas.

En menor cantidad deberemos incluir los garbanzos, la clara de huevo, las setas y las aceitunas. Así mismo, las comidas precocinadas y recalentadas empeoran los efectos.

Alimentos aconsejables ante una intolerancia a la Histamina:

  • Frutas tales como la manzana, el coco, los lichis, la uva, el melón (evitarlo muy maduro), el mango, la granada, el mango, la sandía, los higos, el melocotón, las cerezas, las nectarinas, los albaricoques y los frutos del bosque.
  • Verduras como la lechuga, al endibia, la rúcula, la lombarda, la alcachofa, el calabacín, los espárragos, las judías, el apio, el pepino, la coliflor y la zanahoria.
  • Carnes frescas de cordero, ternera, conejo, pavo y pollo.
  • Guisante, lentejas y judías secas.
  • Algas.
  • La yema de huevo.
  • Pescados como la dorada, el mero, el lenguado, la merluza, el rape, el bacalao, el pulpo, la sepia, el calamar, la lubina o la trucha.
  • Leches y derivados de cabra y oveja, de gusto suave.

Si precisas de más información acerca de una correcta dieta para el control de la Histamina, no dudes en contactar con nosotros.

Dra. Marta González

Medicina Integrativa, Nutrición y Psiconeuroinmunóloga. Unidad PNIE at Clínica Omega Zeta
Nacida en Barcelona, la Dra. Marta González–Corró es licenciada en Medicina y Cirugía General por la Universidad de Barcelona. Cuenta con un máster en Nutrición y Alimentación por la Universidad de Barcelona, es terapeuta PraNeoHom por el Instituto PraNeoHom en Barcelona y está postgraduada en Psiconeuroinmunoendocrinología y Nutrición Ortomolecular por la Universidad de Barcelona.

También cuenta con formación en Nutrición Clínica Vegetariana y Nutrición Deportiva Vegana por el Instituto de Ciencias de nutrición y Salud (ICNS).

Es Coach certificada por la EEC (Escuela Europea de Coaching) y por la CEFOC (Centro Europeo de Formación en Coaching Estructural) y Didacta de PNL (programación neurolinguistica) por la AEPNL, además de creadora del Master en PNL y Salud del Institut Gestalt de Barcelona.

Actualmente, trabaja como médico integrativo en la Clínica Omega Zeta.
Dra. Marta González

Latest posts by Dra. Marta González (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *