tipos de hipotensión

Hipotensión primaria e hipotensión secundaria

Hablamos de Presión o Tensión Arterial normal cuando los valores están comprendidos entre 90/60 mmHg y 120/80 mmHg.

La presión arterial varía de una persona a otra y también en una misma persona a lo largo del día con los cambios de posición del cuerpo, el ritmo respiratorio, el nivel de estrés, el estado físico, los medicamentos que se toman, los alimentos y bebidas que se ingieren y el momento del día; es más baja por la noche y se incrementa al despertar.

Un valor inferior a 90 mmHg para la presión sistólica o inferior a 60 mmHg para la presión diastólica se considera presión arterial baja o hipotensión.

Hipotensión primaria o constitucional

Muy común y es permanente. Se da sobre todo en mujeres jóvenes y delgadas. Es probable que la aparición de la hipotensión primaria se deba a factores hereditarios, aunque también puede influir el ambiente.

Hipotensión secundaria

Cuando la presión arterial baja se puede atribuir a causas específicas hablamos de hipotensión secundaria. Puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente.

Síntomas

– Visión borrosa.

– Mareos o aturdimiento.

– Desmayo (síncope).

– Náuseas y/o vómitos.

– Somnolencia.

– Fatiga.

– Falta de concentración.

– Debilidad.

En casos de hipotensión aguda o extrema podemos observar:

– Piel fría y pálida.

– Respiración rápida y superficial.

– Pulso débil y acelerado.

 

Causas

1. Un descenso brusco (agudo) de la presión arterial puede indicar una pérdida súbita de sangre no controlada (sangrado interno o lesión importante), una infección grave (septicemia) o una reacción alérgica intensa (anafilaxis).

2. Hipotensión Ortostática o postural. Se produce cuando te levantas deprisa después de estar sentado o acostado. Suele durar entre unos segundos y máximo unos minutos. Falla el mecanismo de compensación que garantiza que regrese suficiente sangre al cerebro cuando nos levantamos. La hipotensión ortostática se puede producir por deshidratación, encamado prolongado, embarazo, diabetes, problemas cardíacos, quemaduras, exceso de calor, varices y algunos trastornos neurológicos. Es más frecuente en adultos mayores que están polimedicados, pero puede afectar a personas jóvenes cuando se levantan después de estar sentadas con las piernas cruzadas o en cuclillas durante un rato prolongado.

3.  Si este tipo de hipotensión ocurre después de comer, se denomina hipotensión ortostática postprandial. Este tipo afecta más comúnmente a adultos mayores, a personas con presión arterial alta y personas afectadas de Parkinson.

4. Hipotensión medicamentosa. Ciertos medicamentos pueden producir hipotensión:

– Diuréticos – Furosemida e Hidroclorotiazida

– Ansioliticos – benzodiacepinas

– Antidepresivos tricíclicos – doxepina e imipramina

– Betabloquantes para el corazón – atenolol, propanolol

– Alfabloquantes – prazosina

– Para la disfunción eréctil – sildenafil o tadalafilo especialmente cuando se combinan con la nitroglicerina

5. Embarazo. El sistema circulatorio se expande rápidamente y eso hace que la tensión arterial baje.

6. Factores médicos:

– Afecciones de corazón – Bradicardia o frecuencia cardíaca extremadamente baja, valvulopatías, insuficiencia cardíaca e infarto de miocardio.

– Problemas endocrinos – Hipotiroidismo, Enfermedad de Addison (insuficiencia suprarrenal), alteración paratiroidea, hipoglicemia y diabetes.

– Deshidratación debida a fiebre, vómitos o diarrea intensos, el uso prolongado de diuréticos y el ejercicio extenuante, así como la exposición al sol o a altas temperaturas durante un tiempo prolongado.

– Falta de hierro, vitamina B12 y ácido fólico – producen una anemia y eso genera una presión arterial baja.

– Hipotensión mediada neuralmente – provoca un descenso de la presión arterial después de estar de pie durante un período prolongado. Afecta a niños y adultos jóvenes. Se produce un fallo en la comunicación entre corazón y cerebro.

 

Tratamiento

La hipotensión primaria no tiene tratamiento. En los demás casos, el tratamiento dependerá de los síntomas y de la causa subyacente.

En caso de una hipotensión aguda grave, se repondrá sangre vía endovenosa si ha habido pérdida importante, se administrarán antibióticos en caso de septicemia, medicamentos para aumentar la presión arterial y mejorar la frecuencia cardíaca como la adrenalina, así como antihistamínicos y/o corticoides endovenosos en caso de shock anafiláctico.

Se deberá valorar si los medicamentos que toma la persona son la causa de la hipotensión y entonces se podrá modificar la dosis o administrar un fármaco diferente.

Es importante beber suficientes líquidos para prevenir y/o tratar la deshidratación.

Evitar el alcohol que también puede producir hipotensión.

Las medias de compresión pueden ayudar a evitar que la sangre se acumule en las piernas facilitando el acceso a la parte superior del cuerpo.

Las personas con hipotensión mediada neuralmente deben evitar permanecer de pie durante un tiempo prolongado.

 

Artículo redactado por: Dra. González-Corró, especializada en Medicina Integrativa, Nutrición y Psiconeuroinmunóloga. Unidad PNIE.

 

Si padeces hipotensión, en Clínica Omega Zeta ponemos a tu disposición un equipo especializado en Medicina Integrativa. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Dra. Marta González

Medicina Integrativa, Nutrición y Psiconeuroinmunóloga. Unidad PNIE at Clínica Omega Zeta
Nacida en Barcelona, la Dra. Marta González–Corró es licenciada en Medicina y Cirugía General por la Universidad de Barcelona. Cuenta con un máster en Nutrición y Alimentación por la Universidad de Barcelona, es terapeuta PraNeoHom por el Instituto PraNeoHom en Barcelona y está postgraduada en Psiconeuroinmunoendocrinología y Nutrición Ortomolecular por la Universidad de Barcelona.

También cuenta con formación en Nutrición Clínica Vegetariana y Nutrición Deportiva Vegana por el Instituto de Ciencias de nutrición y Salud (ICNS).

Es Coach certificada por la EEC (Escuela Europea de Coaching) y por la CEFOC (Centro Europeo de Formación en Coaching Estructural) y Didacta de PNL (programación neurolinguistica) por la AEPNL, además de creadora del Master en PNL y Salud del Institut Gestalt de Barcelona.

Actualmente, trabaja como médico integrativo en la Clínica Omega Zeta.
Dra. Marta González

Latest posts by Dra. Marta González (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *