higiene postura en el trabajo

Higiene postural en el trabajo

Los trastornos músculo esqueléticos son uno de los mayores males que padecen los trabajadores hoy en día. La mayoría de éstos se concentran en la región dorsal baja, seguido de cuello y hombros y la región dorsal alta. ¿Cómo evitar estos dolores?

Existe una manera adecuada de permanecer en una determinada posición o de realizar movimientos con tal de evitar lesiones a largo plazo o molestias tan frecuentes como el dolor de espalda. A esto se le conoce como higiene postural y su fin es evitar el avance de patologías musculo esqueléticas (lumbalgias, hernias discales, cervicalgias, ciática, contracturas…) así como otras patologías derivadas de éstas como la ansiedad o el insomnio.

Aprovechando la vuelta a la rutina, es momento de reflexionar sobre los hábitos que llevamos a cabo y concienciarnos sobre la importancia de guardar una buena postura durante toda la jornada laboral.

7 pautas para mejorar la higiene postural en el trabajo

1. Al permanecer sentado.

– Mantener la espalda lo más pegada posible al respaldo, sin flexionarla y en una postura natural. Las piernas deben mantenerse en ángulo recto y tocar el suelo con ambos pies. Hay que procurar prestar atención conforme pasen las horas puesto que es frecuente que al cabo de 2 horas esta postura se pierda.

– Levantarse y realizar ejercicios de estiramiento de espalda y miembros superiores e inferiores cada 45-60 minutos.

– Al trabajar frente a un ordenador, adecuar la pantalla a la altura de los ojos. La altura de la mesa debe quedar a la altura de los codos.

2. Al permanecer de pie.

– Mantener la espalda lo más recta posible.

– Evitar curvaturas del torso hacia un lado u otro, sobrecargando así la región dorsal baja.

– Cambiar de postura de forma frecuenta, alternando periodos de estar de pie y sentado, para reposas la espalda y piernas.

3. Movimientos de pies.

– Utilizar un calzado cómodo y movilizar los dedos de los pies de vez en cuando.

4. Cargar peso.

– Si debemos trasportar peso (bolsos, mochilas) ir alternando el lado sobre el que lo llevamos.

– Si en cambio debemos coger algún objeto pesado para su traslados, utilizar siempre la fuerza de las piernas y no forzar la posición natural de la espalda.

5. Respirar.

– En periodos de estrés, la respiración se vuelve irregular y corta afectando a la postura y haciendo que ésta esté cerrada e impida el movimiento correcto de la columna. Realizar respiraciones profundas y amplias cuando se note tensión.

6. Fortalecer el suelo pélvico.

– La columna lumbar está estrechamente ligada a la musculatura del suelo pélvico, debido a su relación con la pelvis y los movimientos y ajustes posturales que ambas realizar. Ejercicios específicos para esta zona harán que se fortalezca, ayudando así a un mejor y más eficiente mantenimiento de la postura.

7. Practicar Yoga.

– La practica de Yoga no sólo ayuda a disminuir los niveles de estrés, sino que mejora la postura y fortalece los músculos involucrados en el mantenimiento de ésta.

Esta pautas proporcionan mayor bienestar y calidad de vida en el ámbito laboral. Para más información, o para tratar molestias derivadas de una mala postura o estrés, no dudes en contactarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *