hemorroides

Hemorroides: Causas, prevención y tratamiento

Si existe un problema vascular molesto y doloroso, el cual puede ser bastante común, este son las hemorroides, ya que casi tres de cada cuatro adultos sufrirán de hemorroides alguna vez.
Desde la Unidad de Sexualidad y Urología de Clínica Omega Zeta, expertos en medicina integrativa en Barcelona, os explicamos qué son las hemorroides, cuáles son sus causas y síntomas, cómo pueden prevenirse y cómo tratarlas.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides, también conocidas como “almorranas”, son venas dilatadas, como en el caso de las varices, pero que se hallan en el recto, en la zona anal o al final del intestino. Según su localización, podemos hablar de diversos tipos de hemorroides.
Las hemorroides internas, son aquellas que se producen en el interior del recto y no salen al exterior, mientras que las externas, son aquellas que se sitúan al final del recto y pueden salir a través del ano o producirse bajo la piel que lo rodea. Dentro de esta clase, encontramos las hemorroides trombosadas, aquellas en que se se forma un coágulo.

¿Cuáles son los principales síntomas de las hemorroides?

Los síntomas divergirán dependiendo del tipo de hemorroides del que estemos hablando, sin embargo, estos son los síntomas principales.
• Picazón e irritación en la zona anal.
• Dolor y molestias al caminar, evacuar o al sentarse, sobretodo.
• Hinchazón que puede identificarse como una protuberancia dura y sensible.
• Sangrado con color rojo vivo que puede deberse a una fisura.

En los casos en que la sangre se acumule en la hemorroide externa y forme un coágulo (trombo) podemos apreciar los mismos síntomas pero con un dolor intenso.
En cuánto a las hemorroides internas, el sangrado es indoloro y se presenta dolor e irritación en el caso de que se trate de una hemorroide prolapsada que empuja hacia el ano.

Además, puede expulsarse un líquido blanquecino por el ano, mostrar dificultad para evacuar y en los casos más graves, anemia.

Si contamos con cambios en el tránsito intestinal, cambios en las heces, mareos, grandes pérdidas de sangre o aturdimiento es fundamental acudir rápidamente al médico.

¿Cuáles son las principales causas y factores de riesgo de las hemorroides?

Las venas del ano donde aparecen las hemorroides pueden estirarse a causa de la presión ejercida sobre ellas o a causa de aumento de presión en la parte inferior del recto. Algunas causas y factores frecuentes de las hemorroides son los siguientes:
• Esfuerzos al evacuar.
• Estar sentados durante largos períodos de tiempo.
• Padecer diarrea crónica o estreñimiento.
• Presentar obesidad.
• Estar en estado de gestación, pues el feto puede comprimir los intestinos y presionar el recto de la madre.
• Mantener relaciones sexuales anales.
• Hacer levantamiento de pesos regularmente.
• Tener una insuficiente ingesta de fibra.
La edad también es un factor clave, ya que a medida que envejecemos los tejidos que sostienen las venas de la zona pueden debilitarse y estirarse.

¿Cómo podemos prevenir las hemorroides?

Teniendo en cuenta las causas anteriores, cabe destacar que podemos prevenir o reducir la tendencia a presentar hemorroides siguiendo ciertas pautas en nuestro día a día.
En el caso de que puedan surgir por problemas de tránsito intestinal, es importante que bebamos suficiente agua, consumamos fibra y hagamos ejercicio moderado y regular.
También es fundamental evitar las prendas ajustadas, estar sentado durante demasiado tiempo, realizar esfuerzos o esperar para ir al baño.

¿Cómo podemos tratar las hemorroides?

Además de seguir las medidas de prevención, si padecemos hemorroides es fundamental que evitemos el uso de papel higiénico y nos limpiemos con agua y jabón o toallitas húmedas.
En casa también podremos realizar baños con agua tibia y seguir tratamientos tópicos.
Finalmente, encontramos el tratamiento con la técnica DGHAL , también denominada ligadura de las arterias hemorroidales mediante Doppler.
Mediante esta técnica, el cirujano identifica y liga las arterias hemorroidales, de forma rápida y efectiva, obstruyendo las arterias que suministran sangre al tejido hemorroidal. Este tratamiento se realiza sin necesidad de anestesia en una sesión de 20 minutos, tras la cual el paciente observa claramente la mejora y no manifiesta dolor, hemorragias o necesidad de hospitalización.

En Clínica Omega Zeta realizamos esta técnica. Si deseáis más información os invitamos a poneros en contacto sin compromiso.

Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *