Hábitos saludables para niños

El horario escolar organiza la vida familiar durante todo el año estableciendo obligaciones, horarios y actividades, pero, ¿qué ocurre cuando llegan las vacaciones de verano?

Los niños esperan con ganas esta época, momento para relajarse, vivir nuevas experiencias, conocer nuevas personas, pasar más tiempo con la familia… Pero esta situación, que puede llega a transformar los hogares en lugares caóticos, es fuente de dudas para padres que desean encontrar el termino medio entre hacer que nuestro hijo disfrute del tiempo libre y no pierda los hábitos saludables que ha ido adquiriendo a lo largo del año.

A medida que los niños crecen, van adquiriendo hábitos que se integran a sus vidas y que acaban determinando, más tarde o temprano, su estado de salud. Por eso, hoy hablaremos sobre qué hábitos benefician el crecimiento y la salud de los niños, y cómo continuarlos durante la época estival.

Hábitos saludables para los niños en verano

  • Hábitos alimenticios. Una alimentación variada y equilibrada, con mayor aporte de frutas y verduras de temporada (para que no tenga tanto calor y se sienta ligero), una limitación en el consumo de grasas y azúcares, que le proporcionará los nutrientes y energía necesaria para el día a día. ¿Qué ocurre si no quiere verduras? Probar a innovar con las recetas, que camuflen el aspecto tan “de verdura”, así como explicarle los grandes beneficios. Además, es importante establecer horarios fijos (o por lo menos similares) de comidas, planear las comida con antelación y preguntarle su opinión, y compartir mesa todos juntos por lo menos una vez al día.
  • Hidratación. Recalcar la importancia de beber agua (más aún si tiene una gran actividad) e introducir zumos naturales de frutas (mejor si son caseros ya que los comprados contienen azúcares).
  • Actividad física. Tanto el deporte como el juego son imprescindibles para el buen funcionamiento y desarrollo del organismo. La actividad física diaria mejora el bienestar, y el estado de ánimo de los niños. El verano es una oportunidad para apuntarse a actividades al aire libre, caminar toda la familia, nadar… Siempre teniendo precaución con la exposición al sol y nunca obligarle a hacer algo que no quiere.
  • Conocer gente nueva. Los campamentos, talleres, cursos, viajes al pueblo o fuera, son momentos perfectos para abrirse y conocer a otros niños. ¿Qué ocurre si es tímido y le cuesta? Dale tiempo, no lo presiones y refuerza aquellos aspectos positivos con los que cuenta (actividades que se le dan bien, personalidad…).
  • Destinar tiempo a aprender. No debe faltar el aprender nuevas cosas: es buen momento para fomentar la lectura, el contacto con la naturaleza, repasar lo aprendido en el año a través de juegos, aprender a montar en bici o nadar, practicar un hobbie…

Recuerda que los hábitos saludables deben adquirirse de forma positiva y a través del ejemplo.

Las vacaciones son una ocasión perfecta para estar en familia, y una buena oportunidad para que los niños desarrollen nuevas habilidades, tengan experiencias, descansen y se diviertan. ¡Feliz verano a los más pequeños de la casa!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *