espina bífida

Espina bífida: ¿En qué consiste esta afección de la columna?

Cuando hablamos de algo muy importante, la base que lo sustenta todo, hablamos de que eso es la columna vertebral. La columna vertebral es el pilar de nuestro cuerpo, ya que esta importante estructura compuesta por un conjunto de 26 vértebras y cartílagos, nos mantiene erguidos, permite nuestro movimiento y protege la médula espinal, un conjunto de nervios que conectan el cuerpo con el encéfalo. La columna vertebral puede padecer diversas lesiones y enfermedades, siendo una de ellas la espina bífida.

Con motivo del Día Mundial de la Espina Bífida, que se conmemora cada día 21 de noviembre, el Dr. Pere Gascón nos explica, en la Unidad de Tratamiento Postural e Integral del Dolor de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, en qué consiste esta afección.

¿Qué es la espina bífida?

La espina bífida o EB, es una malformación o trastorno congénito (que se produce durante el desarrollo del feto) que se produce cuando el tubo neural, la estructura primigenia que acabará desarrollándose como la columna vertebral, la médula espinal y el cerebro, no se forma correctamente.

La malformación se produce durante el primer mes de embarazo, y consiste, concretamente en un deficiente o nulo cierre de la columna vertebral. La columna vertebral puede quedar abierta en cualquiera de sus puntos, y dejar expuesta la médula espinal.

A causa de esto, la médula espinal no se desarrolla como debería y se pueden producir daños en los nervios con las consecuentes consecuencias físicas y/o intelectuales.

Se trata de la segunda malformación que no compromete la vida más común.

¿Qué tipos de espina bífida existen?

Dependiendo de su formación y sus características podremos distinguir los siguientes tres tipos más comunes de EB, ordenados de más leve a más grave:

Espina bífida oculta

Es el caso más leve. En este tipo de EB existe un hueco o separación entre una o varias vértebras, pero la columna no se halla abierta ni existe salida de material hacia afuera. En muchos casos esta situación clínica pasa desapercibida porque puede no generar ningún síntoma, por ello se le denomina “oculta”.

Meningocele

En este caso, por la abertura de la columna sale un saco con líquido a través de la espalda, pero no hay contenido nervioso en él, por lo que la afectación a los nervios es nula o muy leve y las discapacidades que pueden generarse son mínimas.

Mielomeningocele

El mielomeningocele es el tipo más grave de espina bífida. En estos casos, debido a que el canal medular está abierto en varias vértebras de la parte baja o media de la espalda, sale un saco con membranas y nervios raquídeos, que quedan expuestos, En estos casos, el bebé es muy propenso a infecciones, parálisis, hidrocefalia, y disfunciones de los esfínteres.

¿Qué factores de riesgo contribuyen a la aparición de espina bífida?

La causa tras este mal desarrollo de la columna vertebral aún es desconocida, pero se han observado factores de riesgo en su aparición como es la deficiencia de vitamina B-9, antecedentes familiares, algunos fármacos, el padecimiento de diabetes u obesidad por parte de la madre gestante o un aumento de la temperatura corporal.

Detección de la espina bífida y tratamiento

El diagnóstico de la espina bífida de forma prenatal puede realizarse mediante analíticas sanguíneas de la madre, amniocentesis o ecografías.

En cuanto a su tratamiento, se puede realizar una intervención quirúrgica fetal o tras el nacimiento, además, de suministrar ayudas para caminar, para controlar los esfínteres u otros tratamientos según las complicaciones derivadas, como la fisioterapia.

Si precisáis de mayor información, os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestras áreas terapéuticas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Pere Gascon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *