antioxidantes y salud

Equipa tu despensa con antioxidantes

¿Por qué son tan importantes los antioxidantes? ¿Cómo interfieren en nuestra salud?

Por definirlos de forma reducida, los antioxidantes son moléculas que retardan y al mismo tiempo previenen la oxidación de otras moléculas del organismo. Por tanto, ejercen una doble función, lo que les hace mucho más beneficiosos e interesantes de incorporar en nuestra dieta.

Debemos tener en cuenta que el estrés, la falta de ejercicio o una alimentación rica en el consumo de productos procesados o grasas, aumenta la concentración de radicales libres en el organismo. Estos radicales, de los que tanto hemos oído hablar, no son otra cosas que moléculas o átomos que tienen la capacidad de alterar el equilibrio de las membranas celulares y provocar así un aceleramiento de los procesos de envejecimiento. Pese a que nuestro organismo dispone de mecanismos suficientes para luchas contra los radicales libres, es necesario potenciarlo y mejorarlo para reducir con ellos los daños que se producen con el estrés oxidativo y sus enfermedades causadas o asociadas.

Una despensa llena de antioxidantes

Los antioxidantes están presentes en frutas y verduras frescas, así como cereales integrales. Algunos alimentos que contienen grandes cantidades de antioxidantes son:

– Brócoli.

– Ajo.

– Berenjena

– Tomates.

– Cerezas, uvas, frambuesas, fresas, arándanos.

– Zanahorias.

Vegetales de hojas verdes.

– Manzanas.

– Cítricos.

Además de estos alimentos, para defender al organismo de la oxidación también es importante:

– Aumentar el consumo de vitaminas, minerales y compuestos que sean fuente de vitaminas A, C y E. La vitamina A se halla en pescados o pollo; la vitamina C está en cítricos, kiwis, pimientos o tomates; y la vitamina E en frutos secos o semillas.

– El té verde no puede faltar como bebida.

– Practicar ejercicios físicos moderado de forma regular.

– Evitar el tabaco y otras sustancias nocivas, ya que fomentan el aumento de radicales libres.

– Evitar comidas pesadas y atracones para no forzar los procesos metabólicos del organismo.

Por último, resaltar que los antioxidantes no aportan energía por lo que, además de la dieta, en ocasiones es necesario recurrir a la suplementación como los polifenos, la coenzima Q10, el ubiquinol… Estos son recomendables en épocas de gran estrés, de recuperación, etc. Recuerda que éstos deben ser recomendados por un profesional que valore el estado de salud y las necesidades del organismo de forma integral.

Dr. Pere Gascon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *