empacho

Empacho: Dile adiós con estos consejos

Durante este mes se producen gran cantidad de eventos sociales como las cenas de empresa o las reuniones familiares y si una cosa tienen en común son las comidas copiosas a las que nos enfrentamos y el posterior empacho que suelen causar.

En estos días tenemos sobre la mesa mucha diversidad de platos, muchos de ellos muy grasos, picantes o muy dulces, que acompañamos con alcohol o consumimos muy rápido a pesar de que la sobremesa se suele alargar varias horas.

La Dra. Marta González-Corró nos explica en nuestra Unidad de Nutrición Integrativa y Coaching Nutricional cómo evitar y tratar el empacho durante estas fiestas.

¿Qué es el empacho y cómo se produce?

Un empacho o indigestión en un problema del sistema digestivo producido por una excesiva ingesta de comida, lo cual lleva a nuestro estómago a no poderla digerir con facilidad.

Aunque su causa principal es como hemos comentado, un excesivo consumo de comida, el empacho puede producirse por comer demasiado deprisa, con ansiedad o estrés, mientras se está en movimiento o al consumir alimentos grasos, con alcohol, picantes o al mismo tiempo que se fuma.

¿Cuáles son sus síntomas?

Aunque sus síntomas son muy variados la sensación de empacho es fácilmente identificable. Estos son algunos de sus síntomas:

  • Malestar y dolor estomacal
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Intolerancia a comer más
  • Acidez
  • Flatulencias
  • Dolor de cabeza y/o mareos
  • Sudoración
  • Debilidad

¿Cómo podemos prevenir el empacho?

Además de intentar quedarnos levemente insatisfechos para no llegar al punto de comer más de lo que podemos tolerar, existen algunas pautas que nos ayudarán a evitar porciones sobrantes:

  • Es mejor comer en poca cantidad pero en más ocasiones para evitar que el estómago deba procesar toda la comida de una vez. Si se trata de una comida de varios platos, intentar hacer una pausa entre ellos.
  • Intentar evitar el alcohol durante la comida y beber mucho agua para hidratar el cuerpo.
  • Comer lentamente, masticando despacio para que la comida llegue lo más reducida al estómago.
  • Evitar las salsas grasas, postres copiosos o frituras e introducir las comidas con una sopa o plato de verduras.
  • Tras la comida, consumir una infusión digestiva.
  • No acostarnos directamente tras la comida. Intentar andar o estar sentados para ayudar al estómago y a los intestinos a moverse.

¿Qué hacer si sufrimos un empacho?

Si no podéis resistir la tentación de repetir plato o postres hasta no poder más y padecéis un empacho, os aconsejamos seguir las siguientes pautas para que las molestias pasen más fácil y rápidamente.

Ayunar totalmente

Si nuestro cuerpo aún no ha podido digerir la comida consumida es mejor que le dejemos descansar unas horas.

Beber agua, zumo de limón o infusiones

Beber poco a poco y a sorbos pequeños nos ayudará a ir acostumbrando al estómago y a evitar la deshidratación.

Reposar

No debemos acostarnos directamente después de comer pero tampoco realizar ejercicio ni actividades físicas que puedan hacernos sentir peor.

Introducir gradualmente los alimentos

A medida que vayamos mejorando tomar una dieta cada vez más sólida, introduciendo primero alimentos suaves como el yogur, las cremas y alimentos cocidos o a la plancha.

¿Qué alimentos son beneficiosos para prevenir y calmar los empachos?

Durante estas fiestas no pueden faltar en nuestras neveras y despensas el té verde, los cítricos, el jengibre, la canela, la manzanilla y el anís, las manzanas, la piña, los productos fermentados, verduras como los espárragos, el brócoli, la calabaza, la remolacha o la alcachofa, los caldos y consomés y los condimentos carminativos como el clavo, el comino y el laurel.

Si precisas de mayor información o tienes alguna consulta o inquietud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Marta González
Latest posts by Dra. Marta González (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *