mejorar habilidades sociales

Ejercitar las habilidades sociales

¿Pueden ser las habilidades sociales ejercitadas? ¿Podemos mejorar así las relaciones y a la vez aumentar nuestro bienestar?

Para empezar, debemos recordar que las habilidades sociales son el conjunto de comportamientos y actuaciones adquiridas de manera natural que se dan en contextos interpersonales. Éstas pueden ser aprendidas y ejercitadas con el objetivo de tener un mejor o mayor soporte social, evitando así situaciones de aislamiento o trastorno afectivos.

Existen numerosas habilidades sociales pero, a nivel general, pueden ser clasificadas en dos tipos:

– Habilidades sociales básicas: escuchar, preguntar, agradecer, mantener una conversación, presentarse… Estas son las bases de las siguientes.

– Habilidades sociales complejas: pedir ayuda, admitir algo, afrontar situaciones complejas, persuadir.

¿Por qué son tan importantes las habilidades sociales?

Teniendo en cuenta que por naturaleza somos seres sociales, las habilidades forman parte de nuestro día a día en cualquier ambienten en el que nos podamos mover (laboral, familiar…). Por tanto, son fundamentales para conseguir relaciones óptimas y satisfactorias con los demás.

Un buen conocimiento y manejo de las habilidades sociales permite:

– Reducir los niveles de estrés y ansiedad frente a circunstancias difíciles.

– Proteger las relaciones valiosas.

– Mantener y aumentar la autoestima.

5 técnicas para ejercitar las habilidades sociales

1. Interrogación.

Las preguntas nos sirven para hacer sentir al otro que nos interesamos en él. Además, son últimas para conocer los pensamientos de los demás, así como para desembocar en críticas constructivas que nos ayuden a mejorar.

2. Disco rayado.

Se trata de repetir constantemente la idea que nos gustaría expresar para así ser más claros y podemos mejorar el discurso cuando debamos darlo.

3. Aserción negativa.

Consiste en saber cómo reaccionar antes una crítica justa, sin necesitar justificarse en exceso. Por tanto, se trata de decir lo que uno piensa sin resultar agresivos o negativos ante otra persona, asumiendo la crítica, pidiendo disculpas o agradeciendo la crítica constructiva.

4. Embudo.

Se basa en comenzar la conversación con un aspecto positivos, continuar con uno que se podría mejorar y acabar con unas palabras de ánimo o confianza.

5. Dejar la ira.

Ignorar los mensajes negativos (insultos, críticas) y concentrar la atención en la conversación y en el hecho de entender por qué la persona está enfadada para así poder ofrecer una solución.

¿Crees que es útil seguir ejercitando las habilidades sociales? ¿Cómo crees que influyen en nuestro bienestar y salud? ¡Déjanos tu opinión!

Dr. Pere Gascon

Oncólogo y Director Médico at Clínica Omega Zeta
El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon

Latest posts by Dr. Pere Gascon (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *