Ejercicios para un buen descanso

ejercicios-buen-descanso

En la actualidad, uno de los problemas más habituales es la falta de horas de sueño, bien sea porque dormimos poco o porque dormimos poco y mal. En muchos casos, es provocado por el estilo de vida, la alimentación o los estados emocionales. En cuanto a las consecuencias de la falta de calidad o de horas de sueño son claras: se resiente la salud física y el estado emocional. Es normal que, si las “malas noches” se convierten en una situación frecuente o permanente, empiece a afectar a nuestra ámbito social, familiar o laboral. A todos nos pasa que, sino dormimos una noche bien, aparecen los dolores de cabeza, el cansancio, la falta de concentración y la irritabilidad.

La mente es poderosa y puede que en ocasiones empeore la situación al ponernos nerviosos porque no conseguimos dormir, dándole vueltas al mismo tema, organizando el día siguiente, recordando situaciones previas al sueño… Te recomendamos:

  • Evitar ver contenido violento, terror, drama porque lo que conseguiremos es que nuestro sistema nervioso central se excite y desequilibre.
  • Evitar enviar mensajes, consultar el móvil o Tablet tanto en la cama como en la hora previa a irse a dormir.
  • No utilizar la cama para estudiar o trabajar porque asociaremos hábitos incorrectos.
  • No tomar bebidas excitantes (alcohol, café, bebidas gaseosas) o cenas con fritos, grasas y azúcares.

Es imprescindible dormir a diario para regenerar tejidos, recuperar fuerzas, aliviar tensiones… Pero, ¿cómo conseguirlo? Te damos estos ejercicios para un buen descanso que te ayudarán a conciliar el sueño.

  • Ejercicio 1. Colocarse acostado, boca arriba, ojos cerrados, brazos paralelos al cuerpo con las palmas de las manos hacia arriba. Cuello extendido y toda la espalda en contacto con la superficie. Contraer y relajar uno a uno los músculos, mientras se efectúan respiraciones cortas y lentas. El aire debe llegar al abdomen (puedes poner una mano sobre él para notar como se hincha). Dejar la mente en blanco, sino se puede, opta por música relajante de ambiente. Terminar con 3 respiraciones lentas y profundas.
  • Ejercicio 2. Acostarse boca arriba con los ojos cerrados. Comenzar a mover suavemente el cuerpo (estirar, movimientos circulares…), iniciando en los dedos de los pies para acabar en la parte superior. Sólo concéntrate en tu cuerpo y en la respiración, lenta, con oscilaciones de 8 a 10 segundos.
  • Ejercicio 3. Método 4-7-8. Cerrar la boca e inhalar el aire a través de la nariz mientras contamos hasta 4. Aguantar la respiración durante 7 segundos. Espiras el aire de los pulmones durante 8 segundo realizando un sonito fuerte. Comienza a practicar este ejercicio 4 o 5 veces durante el primer mes.

También te recomendamos la práctica de actividades como el Tai Chi, ya que conecta el cuerpo y la mente por medio de la respiración y los movimientos.

Si tienes problemas para dormir o no descansas correctamente (descubre si es así haciendo clic aquí), a través del Programa de mejora del sueño analizaremos en profundidad tu caso, identificando patrones y descartando causas secundarias. Fomentaremos una adecuada higiene del sueño, con cambios en los hábitos y en la alimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *