¿Dominas la inteligencia emocional?

desarrollar-inteligencia-emocional

Seguro que has escuchado hablar de inteligencia emocional pero, ¿qué es exactamente? ¿Influye su dominio en nuestra salud?

Comenzando por el principio, podemos decir que la inteligencia emocional es la capacidad de identificar, entender y manejar las emociones correctamente. Es decir, las emociones, tanto positivas como negativas, están presentes en todo momento a lo largo de nuestras vidas. El saber cómo actuar y manejarlas, facilita las relaciones con los demás además de apoyar el logro de objetivos, el manejo de la ansiedad o incluso la superación de los diversos problemas a los que nos enfrentamos.

Por todo esto, es importante manejar la inteligencia emocional. Sobre todo por la gran conexión entre cuerpo y mente, ya que, sino somos capaces de reflexionar sobre lo que nos ocurre, tampoco podremos evaluar el comportamiento de nuestro cuerpo. ¿Te has planteado si tus migrañas provienen de una emoción negativa que no controlas? ¿Si la ansiedad hace que fumes cada día más?

Tras estas reflexiones, ¿cómo desarrollar la inteligencia emocional? La clave está en el manejo de las emociones, para que trabajen en nuestro propio beneficio y nos ayuden a mejorar para obtener mejores resultados. Toma nota de estos pasos:

1. Conócete. Identifica tus sentimientos, incluyendo tus deseos y tus miedos. Plantéate preguntas como “¿Por qué actúo así?”, “¿Cuáles son mis debilidades?”, “¿En qué destaco?”.

2. Ten claro tus principios y tus valores para afrontar determinadas situaciones.

3. Sé optimista. Todo tiene un lado positivo, incluso los sentimientos negativos. Éstos nos ayudan a crecer, a evolucionar y a ser conscientes de que todo pasa. Sonríe y trasmite buenas energías.

4. Márcate objetivos y usa tus sentimientos para fijarlos.

5. Mente abierta.  Escucha a los demás sin antes juzgar, sé curioso, plantéate por qué piensas de una manera u otra, no te cierres a nada si antes no lo has recapacitado.

6. Realizar actividades como la Meditación o el Yoga ayudarán a calmar tu tensión interior.

7. Muestra empatía. Comprende y acepta los sentimientos de los demás. No tienes por qué estar de acuerdo, simplemente, respétalos.

8. Observa. Muchas veces los gestos dicen mucho más que las palabras.

Si logras esto, si identificas tus emociones y consigues controlarlas, conseguirás mayor bienestar y un autoconocimiento que te ayudará durante toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *