Dieta: ¿Es bueno cambiarla con frecuencia?

Dieta: ¿Es bueno cambiarla con frecuencia?

Una de las actuaciones más perjudiciales para nuestra salud es cambiar nuestra dieta y hábitos de salud con demasiada frecuencia. La Dra. Marta González-Corro de nuestra unidad de nutrición  integrativa y coaching nutricional te lo explica en este artículo.

Muchas personas, sobretodo en estos meses de verano, se decantan por mantener dietas en la llamada “Operación Bikini”.  Sin embargo, no siempre estas dietas para adelgazar están bien fundamentadas por lo que pueden ser más contraproducentes que beneficiosas.

¿Qué efectos secundarios puede conllevar llevar a cabo dietas exprés?

Entre otras, el hecho de cambiar de dieta muy frecuentemente puede suponer:

Desaceleración metabólica

Ante una menor ingesta calórica, nuestro cuerpo inicia un cambio de metabolismo, relanterizándolo y reteniendo reservas. Una vez finalizada la dieta, pasando a comer como de costumbre, el cuerpo seguirá en este estado de ahorro. Al almacenar reservas grasas, provocará el comúnmente llamado “Efecto rebote”.

Sobrealimentación posterior

Como en el caso anterior, cuando dejamos de restringir la ingesta de alimentos, nuestro cuerpo continúa buscando la forma de crear una reserva energética. Así nos hará comer más incluso si no tenemos hambre.

Daño cerebral

Aunque no se ha comprobado que exista afectación en las funciones cognitivas, una dieta baja en proteínas prolongada en el tiempo puede provocar una pérdida más acelerada de materia gris involucrada en el sistema nervioso central.

Trastornos del sueño

La limitación de cantidades o tipos de alimentos concretos pueden provocar deficiencias de vitaminas y minerales imprescindibles, cuya falta puede provocar reducción en la duración del sueño y que este sea menos profundo, es decir, de menor calidad.

Mayor riesgo de diabetes

Las dietas muy estrictas o ayunos pueden afectar al correcto funcionamiento del páncreas, en concreto a la producción de insulina. Un recorte fuerte en la dieta puede aumentar el riesgo de diabetes incluso en personas sin predisposición genética a ello.

Trastornos hormonales

La pérdida de peso afecta negativamente al estado de ánimo de las personas. Se ha demostrado que una dieta estricta disminuye la libido y aumenta la irritabilidad. Así mismo, el estrés del cuerpo al privarlo de alimentos ayuda al insomnio y a otras dolencias como la ansiedad, incluso, puede provocar alteraciones en el ciclo menstrual.

Aparición de arrugas y otras afecciones de la piel

La piel precisa de sustancias nutritivas desde el interior, como antioxidantes, proteínas o ácidos grasos. Además, el estrés provocado por la dieta puede conllevar a problemas hormonales, causando, por ejemplo, acné.

Debilitamiento del sistema inmunitario

Las alteraciones de peso constantes llevan al sistema inmunitario a decaer en su actividad, lo que puede suponer un mayor riesgo de infecciones y procesos de recuperación más largos.

¿Qué debo hacer entonces para poder adelgazar sin riesgos derivados de la dieta?

El secreto es la calidad y la constancia de nuestros hábitos. El primer paso es identificar qué prácticas son tóxicas para nuestro propósito y para emocionalmente.

Nuestro cerebro registra los cambios como prohibiciones lo que hace que se aplique resistencia inconsciente a mejorar nuestros hábitos, por lo que deberíamos darnos tiempo y dejar que nuestra mente se adapte.

Aunque el proceso sea más lento, el mantenimiento de patrones de forma perdurable y la decisión de adaptar hábitos de vida más saludables a largo plazo no solo nos ayudará a perder peso, si no también a mantenerlo sin regresar a un inicio.

Una actitud positiva, disfrutando del proceso y con metas y aficiones, nos ayudará no solo a hacer el proceso más llevadero, si no, también a sentirnos mejor con nosotros mismos, independientemente de nuestro aspecto.

Una persona sana es una persona feliz, una persona feliz y sana por dentro, también lo es por fuera, ya lo dice la frase clásica “Mens sana in corpore sano”.

Si tienes cualquier duda sobre este artículo o quieres llevar a cabo un plan personalizado para mejorar tu bienestar de coaching nutricional, ponte en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Marta González
Últimas entradas de Dra. Marta González (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *