diastasis abdominal

Diástasis abdominal: ¿En qué consiste?

Nuestro cuerpo está compuesto por múltiples sistemas y órganos, músculos, huesos etc. que se hallan conectados y cumplen diversas funciones. Algunos músculos, más allá de permitir movimientos como la flexión, también sirven de protección para algunas vísceras, como es la pared abdominal (los diversos músculos que se encuentran en el abdomen) y fijan y cubren órganos como el estómago o los intestinos. Algunos de estos, como los rectos, pueden padecer lesiones o afecciones, entre la que encontramos la diástasis abdominal.

El Dr. Pere Gascón nos explica, en la Unidad de Tratamiento postural e integral del dolor de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, qué es y por qué se produce la diástasis abdominal, cuáles son sus síntomas, y cómo se puede diagnosticar y tratar.

¿Qué es la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal, también denominada diástasis de los rectos o diástasis recti, es, es una división de los músculos rectos del abdomen, los músculos más largos de esta región, separados por la línea blanca o central. De manera común se identifican como los abdominales o “tableta”.

El cometido de los rectos son permitir la flexión del tronco, mantener el cuerpo erguido y en equilibrio, actuar en el proceso de la respiración, y proteger y mantener en su lugar las vísceras aquí localizadas, cuando se da la diástasis, el espacio entre los rectos se ensancha y aparece una visible división.

¿Por qué se produce la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal puede tener un origen congénito, es decir, desde antes de nacer a causa a un desarrollo incorrecto o inacabado de los músculos de esta zona.

Sin embargo, en la mayor parte de los casos, su causa es adquirida, apareciendo a en cualquier etapa vital, si bien existen ciertos detonantes o factores de riesgo:

Edad avanzada

A medida que envejecemos vamos perdiendo elementos esenciales de nuestro organismo, como el ácido hialurónico o el colágeno, este último, muy importante para mantener la estructura, resistencia y elasticidad de los músculos y mantenerlos unidos.

Si existen deficiencias en este ámbito, los músculos se debilitan y quedan flácidos, separándose.

Incremento de la presión intraabdominal

La presión intraabdominal o PIA se define como la presión en estado de reposo que existe en la cavidad abdominal, y que depende del índice de masa corporal, la actividad muscular de la pared, la respiración, del volumen de los órganos y de qué ocupa y cómo ocupa la cavidad abdominal (aire, sangre, edema), distendiendo la pared.

Múltiples esfuerzos: Multiparidad, estreñimiento o tos crónicos y ejercicios abdominales intensos y/o muy frecuentes

Las mujeres que han tenido varios partos al cabo de los años o, por el contrario, han tenido partos múltiples, tienen mayor riesgo de sufrir diástasis abdominal debido a los esfuerzos más frecuentes, que afectan directamente al abdomen.

Asimismo, las personas con estreñimiento o tos crónica, o que realizan mucho trabajo abdominal también someten a estos músculos a mucha tensión que puede acabar por desgastarlos y debilitarlos.

Sobrepeso

Las personas con sobrepeso tienen una mayor acumulación de grasa en el organismo que se traduce en mayor presión sobre las estructuras en las que se halla, por lo que esto también puede debilitar estos músculos.

Si queremos evitar esta situación, por lo tanto, pese a que en muchas ocasiones no puede prevenirse, deberemos tener en cuenta esto y realizar ejercicio físico moderado (siendo muy beneficiosos los ejercicios hipopresivos) y llevar una correcta alimentación.

Síntomas de la diástasis abdominal

La diástasis abdominal es muy apreciable a simple vista y también al tacto, tanto de pie, como en reposo o flexionando el tronco. Sin embargo, otros efectos o síntomas apreciables son dolor abdominal local, inflamación y malas digestiones, dolor lumbopélvico y afectaciones en el suelo pélvico e incontinencia urinaria.

Diagnóstico y tratamiento de la diástasis abdominal

El médico o fisioterapeuta podrá apreciar a simple vista esta afección o realizar una exploración física.

Si no existen síntomas graves y no existe una afectación estética importante, el tratamiento podrá limitarse a la estimulación eléctrica funcional para favorecerla contracción de los músculos y a la realización de ejercicios.

En casos más graves se valoraría la cirugía de pared abdominal.

Si queréis saber más sobre cómo mantener vuestro cuerpo en forma y sano os recomendamos seguir nuestros artículos del blog y consultar nuestros servicios de la Unidad de Tratamiento postural e integral del dolor, y os invitamos a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Pere Gascon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *