despejar la mente

Despejar la mente: 15 consejos para hacerlo

Estar de vacaciones o tener un poco de descanso muchas veces significa descansar el cuerpo, pero no despejar la mente. Preocupaciones, planes y responsabilidades de todo tipo, hacen que nuestra mente siga funcionando sin parar. La Dra. Elena Bejarano nos explica en la Unidad de Piscología Integrativa cómo podemos descansar la mente.

Aunque sea de manera inconsciente, la mente trabaja siempre y de no saber controlarla, podemos caer en pensamientos reiterativos que nos lleven a tendencias distrayentes, a ansiedad, problemas de insomnio o incluso a la depresión.

¿Qué podemos hacer para despejar la mente?

Despeja tu agenda

Nuestro día a día puede ser un constante ir y venir, no teniendo tiempo para nosotros mismos ni para las personas de nuestro entorno. Cada día intenta eliminar alguna tarea de la que puedas prescindir o que puedas realizar en menos tiempo, así podrás dedicarlo a lo que realmente importa.

Saborea los pequeños momentos

El apresurado estilo de vida que mantenemos causa que muchas veces perdamos el foco de los pequeños detalles y no fijemos la atención, viéndolo todo de una manera muy amplia, y no aportando importancia a casi nada. Ver a tus hijos jugar, disfrutar de un café recién hecho…Cada día recibimos experiencias que nos hacen sentir bien, solo debemos tenerlas en cuenta, muchas veces solo lo hacemos cuando ya no las tenemos.

Pregúntate cómo te sientes

Es muy frecuente que cuando vemos a otra persona sentirse mal le preguntemos acerca de su estado y veamos cómo podemos ayudarla, pero, ¿nos paramos a hacerlo con nosotros mismos?

Identifica tus malestares

El primer paso para solucionar un problema es siempre identificar su causa y aceptarla. Si no sabemos qué nos provoca malestar o cuál es el foco que no nos deja despejar la mente, será más difícil tener una solución, por lo que es importante saberlo para actuar en consecuencia.

Practica yoga, meditación o ejercicios de respiración

Estas prácticas son ampliamente reconocidas por aportar bienestar y capacidad de abstraernos. Mediante el control de nuestros pensamientos, como de nuestro cuerpo y respiración, no solo podremos relajar nuestro cuerpo, si no también nuestra mente.

Sé bondadoso y agradecido

Mantener una actitud servicial, amable y positiva, así como agradecer lo que tenemos, nos ayuda a no centrarnos en los pensamientos negativos, si no también en sentirnos mejor con nosotros mismos.

Crea tu espacio sagrado

Ya sea una habitación armoniosa y tranquila como un exterior, disponer de un espacio que nos guste y en el que podamos relajarnos siempre nos será de gran ayuda para desconectar, recargarnos de energía y encontrarnos con nosotros mismos.

Planifica tus tareas y organízate

Saber lo que tenemos que hacer con antelación nos ayudará a disponer mejor de nuestro tiempo y no realizar tareas o acciones improvisadas.

Aprende a decir “no”

El querer agradar a nuestro entorno, aunque vaya en contra de nuestro bienestar es una causa de que muchas veces sintamos remordimientos, culpa y demás pensamientos negativos. Aunque cueste, debemos aprender a mirar por nosotros mismos.

Ten contacto con la naturaleza

Ya sea dando un paseo por el bosque, estando un rato con tu mascota o disfrutar de la jardinería, estar en contacto con la naturaleza, nos ayuda a poner los pies en el suelo y a serenarnos.

Cuídate y mímate

No podemos estar por los demás si nos ofrecemos un poco de tiempo para sentirnos bien. Date un baño relajante o date un capricho con un alimento que te guste mucho.

Escucha música

Ya sea relajada o movida, escuchar nuestra música favorita nos ayuda a centrarnos únicamente en ella y a mejorar nuestro estado de ánimo y autoestima.

Realiza alguna actividad que te apasione

Uno de los secretos para despejar la mente, es contrariamente, tenerla ocupada. La clave es centrarla en actividades o experiencias positivas o que nos llenen, como practicar deporte, realizar un hobby como pintar etc.

Expresa tus sentimientos

Sacar aquello que nos preocupa siempre es bueno. Puedes confiarte a un amigo o familiar, un terapeuta o si lo prefieres, expresarte mediante la escritura.

Huye del ruido

El ruido no es solo sonidos, si no también todos aquellos estímulos que nos llegan. Da espacio a estar en silencio y renuncia un poco a las redes sociales, email, televisión…Esa falta de estímulos te ayudará.

Si precisas de mayor información sobre cómo despejar tu mente, no dudes en contactar con nosotros.

Dra. Elena Bejarano

Medicina integrativa. Acupuntura. Homeopatía at Clínica Omega Zeta
Nacida en Barcelona, la Dra. Elena Bejarano González es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Barcelona en la Facultad de Medicina Vall d’Hebron. Actualmente, cuenta con dos consultas privadas en la Clínica Omega Zeta (medicina integrativa, acupuntura, homeopatía) y en el Centro Sanitario Can Mora.
Dra. Elena Bejarano

Latest posts by Dra. Elena Bejarano (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *