dermatosis acuáticas

Dermatosis acuáticas, ¿qué lesiones en la piel puede causarnos el agua?

Por dermatosis acuática conocemos a las enfermedades o problemas de la piel que surgen como consecuencia del contacto de esta con el agua. La mayoría de ellas responden a un proceso infeccioso o inflamatorio y a menudo se solucionan sin necesidad de iniciar un tratamiento. En las siguientes líneas te hablamos de las dermatosis acuáticas más frecuentes y te explicamos cuáles son los focos de contagio más comunes. Para que no te pillen desprevenido este verano.

Problemas de la piel ocasionados por el agua

Prurito acuagénico. Aunque no es ni mucho menos una enfermedad común, lo cierto es que puede llegar a ser muy molesta. Se manifiesta en forma de picores e intensa quemazón tras una exposición al agua, síntomas que suelen desaparecer en un periodo corto de tiempo. Hoy en día aún se desconoce su causa y, mientras algunos expertos hablan de una alergia al agua, otros apuntan a una reacción en la piel ante el cambio de temperatura.

Urticaria por frío. Con este nombre denominamos a la reacción que se da en la piel cuando el organismo se expone a temperaturas bajas. Las personas afectadas con esta condición suelen presentar ronchas rojizas que pican, dolor de cabeza y, en casos más severos, dificultad respiratoria. Se trata de un problema de la piel que suele afectar a los deportistas que nadan en agua fría o que practican deportes de invierno.

Dermatitis de contacto. La dermatitis de contacto es bastante común en las personas que practican algún deporte acuático. Su origen suele estar en alguno de los componentes del equipamiento empleado (gafas, gorro, bañador, etc.) o en los tratamientos químicos (cloro, bromo, etc.) del agua de las piscinas. Con bastante frecuencia, la lesión aparece en el contorno de los ojos y presenta un aspecto amoratado.

Pie de atleta. Con este curioso nombre se conoce a la infección por hongos que afecta al área de piel entre los dedos del pie. Sus síntomas incluyen picazón, ardor y piel escamosa en esta zona. Se trata de una afección que puede contagiarse al pisar superficies húmedas, como es el caso de las duchas, piscinas y suelos de vestuarios.

Foliculitis. Provocada por una bacteria llamada Pseudmona aeruginosa que está presente en aguas contaminadas de piscinas, parques acuáticos y saunas, este tipo de lesión se manifiesta en forma de manchas rojas o pápulas abultadas alrededor de los folículos pilosos. Suele aparecer a los dos días de la exposición al agua contaminada y acostumbra a curarse de forma espontánea.

Queratolisis punctacta. Provocada por otra bacteria (el Corynebacterium), la queratolisis puntacta suele afectar a personas a las que le sudan mucho los pies o que acostumbran a caminar descalzas. Lo que sucede en esta afección es que los microbios lesionan la superficie del pie provocando pequeñas heridas de entre 1 y 3 milímetros y ocasionando mal olor.

Moluscum contagiosum. De aspecto perlado y carnoso, el moluscum contagiosum, conocido coloquialmente como verruga del agua, aparece en zonas de la piel secas o deterioradas. Se trata de una condición bastante frecuente que acostumbra a curarse de forma espontánea. No obstante, una vez curada esta afección, suele ser necesario tratar la piel para recuperar la hidratación.

Verrugas. Las verrugas aparecen por el contagio de un virus llamado virus del papiloma humano, que con frecuencia se da en duchas colectivas, vestuarios o piscinas. Su apariencia es la de unas pápulas definidas de superficie rugosa que pueden sangrar si se rascan. Aunque se trata de lesiones benignas, lo cierto es que pueden resultar muy antiestéticas dependiendo de la zona de la piel donde surjan.

Si padeces alguna lesión o problema de piel, en Clínica Omega Zeta ponemos a tu servicio nuestra área de Dermatología Integrativa para resolver todas tus consultas. No dudes en ponerte en contacto con nosotros y te explicaremos cómo podemos ayudarte.

Dr. Pere Gascon

Oncólogo y Director Médico at Clínica Omega Zeta
El Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona. Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta. En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.
Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *