deficit progesterona

Progesterona: ¿Cómo nos afecta un déficit de ella?

Las hormonas son  sustancias químicas producidas por distintos órganos, las cuales participan en la regulación de diversos procesos del cuerpo, como el control del apetito, el deseo sexual, el sueño, la presión arterial y muchos más aspectos de cada sistema de nuestro cuerpo.Una de las hormonas principales es la progesterona, cuyo déficit puede comportar diversos síntomas y problemas de salud.

El Dr. Pere Gascón nos explica, en nuestra Unidad de Psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE) de Clínica Omega Zeta, clínica experta en medicina integrativa en Barcelona, qué es la progesterona, cuál es su importancia, por qué puede producirse un déficit de esta, sus síntomas y cómo actuar.

¿Qué es la progesterona?

La progesterona es la hormona principal de la clase de hormonas progestágenos. Esta clase de hormonas son hormonas sexuales, concretamente femeninas, que influyen en el ámbito sexual y reproductivo.

La progesterona presenta receptores en el cérvix, los senos, los testículos, los ovarios, la vagina, el útero, los vasos sanguíneos, los huesos y el sistema nervioso central.

¿Cómo se produce la progesterona?

La progesterona se produce mediante el uso de colesterol como materia prima. Aunque principalmente se elabora en los ovarios, y en la placenta durante el embarazo, las glándulas suprarrenales, situadas sobre los riñones, también pueden producir una mínima cantidad de esta.

¿Qué funciones realiza la progesterona en nuestro cuerpo?

La función principal de la progesterona es preparar el útero para la implantación del óvulo y mantenerlo en caso de embarazo. Además, realiza otras funciones como mantener el correcto funcionamiento del sistema circulatorio, desarrollar las glándulas mamarias para preparar la lactancia, reduce las contracciones, la actividad intestinal y la retención de líquidos.

¿Por qué puede producirse un déficit de progesterona?

A pesar de que comúnmente se suele relacionar el déficit de progesterona a una mayor cercanía a la menopausia, lo cierto es que este déficit también puede aparecer en mujeres más jóvenes.

Entre las causas más frecuentes de un nivel bajo de progesterona encontramos las siguientes:

  • Desajustes hormonales o patologías como hipotiroidismo, hipertiroidismo, trastornos de la glándula suprarrenal, menopausia.
  • Fármacos. Los anticonceptivos pueden aumentar los niveles de estrógeno, causando un desequilibrio hormonal.
  • Estrés. Una vida acelerada puede conllevar a una bajada de los niveles de progesterona.
  • Alimentación. Una dieta a base de alimentos de origen animal, y un consumo bajo de vegetales y frutas, puede provocar un aumento de los niveles de estrógeno, causando un desequilibrio en la progesterona.
  • Predisposición genética.

¿Cuáles son los síntomas principales de progesterona baja?

  • Ciclo menstrual irregular. Los niveles bajos de progesterona pueden causar anomalías en la menstruación, pudiéndose experimentar flujos fuertes, falta de menstruación o irregularidad.
  • Una de las causas de la aparición de los quistes ováricos son los bajos niveles de progesterona.
  • Depresión.
  • Especialmente si esta continúa en el tiempo.
  • Insomnio.
  •  Esterilidad.
  • Embarazo ectópico y/o aborto.
  • Síndrome premenstrual.
  • Retención de líquidos, hinchazón o distensión abdominal.
  • Sofocos.
  • Dolores en articulaciones.
  • Cambios en el apetito.
  • Disminución de la libido.
  • Sistema inmune débil, pudiéndose presentar enfermedades de forma recurrente (resfriado, tos…).
  • Cambios en el estado de ánimo.

¿Cómo prevenir y tratar la progesterona baja?

En la mayoría de los casos, si no se han producido efectos drásticos en la salud y en la vida normal de la persona afectada, se podrá solucionar este problema mediante cambios en la dieta y en los hábitos y estilo de vida. Por esto, es muy importante actuar a tiempo realizando un análisis de sangre o revisión ginecológica rutinaria.

Cuando los casos sean más graves, como por ejemplo, problemas de fertilidad o en caso de riesgo de aborto, se podrá suministrar esta hormona en pastillas o inyectadas directamente en la vagina.

Sin embargo, siempre es recomendable acudir ante cualquier sospecha o síntoma a un profesional. Si precisas de mayor información no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Pere Gascon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *