aditivos comida

¿Cuáles son los aditivos que más deben preocuparnos?

No es de extrañar que, una parte de los alimentos que pasan por nuestra mesa sean alimentos procesados, los cuales contienen aditivos alimentarios como conservantes, colorantes o edulcorantes. ¿Es seguro su consumo? ¿Debemos evitar alguno de ellos?

¿Qué son los aditivos alimentarios?

Los aditivos son sustancias que se utilizan en la preparación de los alimentos. Estos tienen varias finalidades: conservar los alimentos más tiempo, cambiar su color natural, alterar o mejorar su sabor, etc.

Estas sustancias puede obtenerse de plantas, animales, minerales o producirse sintéticamente.

¿Son seguros los aditivos?

Actualmente, los aditivos que contienen los productos de consumo son totalmente seguros. Estos pasan diversas pruebas y análisis por parte de un comité de expertos independientes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de la Organización Mundial de la Salud, que determinan cuál es la ingesta diaria de ese aditivo que no representa ningún problema para el consumidor.

Por tanto, podemos decir que no suponen un riesgo, pero sí es cierto que un alto consumo de ellos puede ocasionar problemas (exceso de azúcar, grasas, colorantes), de ahí que la industria alimentaria esté eliminando cada vez más el uso de ellos, apostando así por productos más naturales y menos modificados.

¿Cómo detectar los aditivos en un alimento?

Los aditivos deben figurar en la etiqueta de ingredientes de todo alimento, pudiendo aparecer el nombre de la sustancia o con la letra E seguida de tres números. El primer número indica el tipo de aditivo (“1” colorante, “2” conservante, “3” antioxidante, “9” edulcorante…), el segundo hace referencia al color o a la familia química, y el tercero es un número de orden.

Algunos aditivos cuestionados

Existe una relación directa entre aditivos y los alimentos procesados, lo que ya nos indica que se trata de un alimento alterado y, por tanto, no tan sano como uno natural. Existen varios aditivos que han sido cuestionados, sobre todo si son consumidos en dosis elevadas (coincide que se incluyen en alimentos más adictivos – gran cantidad de grasas, azúcares, etc.).

1. Colorantes. Especialmente los colorantes E-102, E-104, E-110, E-122, E-124, E-127 por poder afectar a la atención en niños.

2. Conservantes. De E-214 a E-219, por tener efectos en el sistema endocrino.

3. Antioxidantes. De E-220 a E-228 por inhibir el aprovechamiento de la vitamina B1 y su potencial alergénico. De E-310 a E-312 por poder afectar al sistema inmunitario. E-339 porque disminuye la absorción de hierro y calcio.

4. Edulcorantes. E-944 y E-955, endulzantes que es conveniente evitar.

Además de estos aditivos, cabe destacar aquellos de origen animal, los cuales deben ser tenidos en cuenta por vegetarianos y veganos. Algunos de estos son el E-120 (colorante obtenido de la cochinilla), E-542 (obtenido de huesos) o E-966 (obtenido de la leche).

Alimentos naturales, la mejor opción

Siempre será mejor apostar por el consumo de alimentos naturales frente a los procesados, ya que nos proporcionará una alimentación más sana y equilibrada, y a disfrutar del sabor, textura y color real de los alimentos.

A la hora de seleccionar un alimento, se debe procurar:

– Evitar aquellos cuyos ingredientes se desconozcan.

– Rechazar los que contienen muchos ingredientes o comienzan con ingredientes como “azúcares”, “aceite”, “grasas”.

– Aprender a leer las etiquetas de los productos (puedes hacerlo leyendo este artículo).

 

Si tienes dudas sobre alimentación o deseas mejorar tus hábitos, en Clínica Omega Zeta, especializados en Medicina Integrativa en Barcelona, ponemos a tu disposición nuestra Unidad de Nutrición Integrativa y Coaching nutricional, donde aprenderás como nutrirte de forma correcta y a identificar cuáles son las necesidades de tu cuerpo. Pide cita o más información.

Dra. Marta González

Dra. Marta González

Medicina Integrativa, Nutrición y Psiconeuroinmunóloga. Unidad PNIE at Clínica Omega Zeta
Nacida en Barcelona, la Dra. Marta González–Corró es licenciada en Medicina y Cirugía General por la Universidad de Barcelona. Cuenta con un máster en Nutrición y Alimentación por la Universidad de Barcelona, es terapeuta PraNeoHom por el Instituto PraNeoHom en Barcelona y está postgraduada en Psiconeuroinmunoendocrinología y Nutrición Ortomolecular por la Universidad de Barcelona.

Es Coach certificada por la EEC (Escuela Europea de Coaching) y por la CEFOC (Centro Europeo de Formación en Coaching Estructural).

Actualmente, trabaja como médico integrativo en la Clínica Omega Zeta.
Dra. Marta González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *