Construir nuevas habilidades

habilidades

Enfrentarse y resolver los conflictos que se presentan, mantener buenas relaciones, comunicar de forma correcta nuestros sentimientos e ideas, así como tomar decisiones o evitar determinadas conductas que pueden condicionarnos, son algunas de las habilidades que debemos adquirir para cubrir los aspectos de la vida personal, social, laboral y familiar.

Habilidades como éstas se aprenden y se desarrollan a lo largo del tiempo y, por lo tanto, van evolucionando. Por esto, es imposible enseñarlas de una vez y requieren de una estimulación continua.

¿Es posible entonces construir nuevas habilidades? ¡Claro que sí! La vida es un camino en el que vamos aprendiendo, mejorando y modificando nuestros pensamientos y acciones.

Adquirir habilidades y mejorarlas, entre las que se encuentran las sociales, cognitivas, personales o laborales, nos ayudará a tener una vida más plena y feliz, sintiéndonos bien con nosotros mismos y bien con el entorno que nos rodea.

  • Habilidades sociales: se trata de las conductas necesarias para interactuar y relacionarse con los demás de una forma efectiva y satisfactoria para ambas partes. Entre las habilidades está saber escuchar, empatía, hacer preguntas, liderazgo, iniciar o mantener una conversación, dar las gracias, pedir ayuda, disculparse, afrontar las críticas o convencer a otro personas, entre otra. Con su puesta en práctica podemos conseguir nuestros objetivos, aprender cómo expresarnos, tener en cuenta los sentimientos ajenos o elogiar. Son conductas aprendidas, esto quiere decir, que no nacemos con un repertorio de habilidades sociales, sino que a lo largo de nuestro crecimiento y desarrollo, vamos incorporando algunas de estas habilidades para comunicarnos con los demás.
  • Habilidades cognitivas: son aquellas que se ponen en marcha para analizar y comprender la información recibida, cómo se procesa y cómo se estructura en la memoria. Pertenecen al aprendizaje como la memoria, la imaginación o la comunicación. Pese a que las adquirimos básicamente de pequeños, estas deben ser estimuladas a lo largo de la vida.
  • Habilidades personales: se basan en nuestras capacidades personales y en cómo nos preparamos para afrontar distintas situaciones. Estas pueden ser actitudes como el respeto, la calma, la sinceridad…
  • Habilidades laborales: Son esas habilidades que desarrolla una persona para realizar su trabajo, lo que le permite crear o formar con la ayuda de su capacidad intelectual o artesanal, así como lograr destacar sobre otros trabajadores. Muestra de estas habilidades es la capacidad de trabajo en equipo, la negociación, el control del estrés, la capacidad de analítica y argumentación, la iniciativa, la creatividad….

El desarrollo integral del ser humano (tanto a nivel físico como emocional o mental) es indispensable ya que estamos conformados por dimensiones inseparables e interdependientes que hacen que unas influyan en otras.

¿Qué habilidades consideras más importantes?

Para enfrentar aquellos conflictos, tener una actitud más positiva o saber como controlar las emociones puedes consultar con nuestra unidad de Psicología Integrativa. Además de esto, no dejes de seguir nuestra actividad en el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *