cambiar los habitos

Aprende cómo cambiar tus hábitos

¿Sientes que no terminas de mantener los hábitos en el tiempo? ¿Te propones nuevas metas pero la desmotivación acaba apareciendo?

Es probable que en alguna ocasión te hayas escuchado decir frases como “la próxima semana comienzo el gimnasio”, “voy a dejar de tomar tanto azúcar”, “voy a ponerme a estudiar un curso”… Todo esto son ejemplos de nuevos hábitos que nos proponemos para sumar a nuestra vida y mejorar nuestro trabajo, salud, relaciones… Sin embargo, sostener estos cambios a largo plazo puede resultar desafiante. Nos lo proponemos, lo empezamos pero, si algo no sale como esperábamos o surge otra cosa, nuestra motivación desciende y lo dejamos para más adelante.

Los componentes de los hábitos

Un hábitos se define como el mecanismo evolutivo para optimizar los recursos psicológicos. Por tanto, un hábito es un patrón automático que nos permite hacer el máximo de cosas con el mínimo esfuerzo, nos pone a funcionar en modo automático. Todo hábito tiene 3 componentes:

– Lo que activa el hábito.

– Una rutina.

– Una recompensa.

¿Por qué nos cuesta mantener nuevos hábitos?

El problema reside en que, generalmente, cuando nos proponemos nuevos hábitos, son hábitos grandiosos que deseamos alcanzar en poco tiempo. Por eso, al ser grande requiere de un esfuerzo que nos cuesta mantener. Por eso, el secreto reside en comenzar con hábitos pequeños porque serán más fáciles de hacer, sostener y automatizar. Por ejemplo, si deseamos mejorar la alimentación, es probable que logremos mayor éxito si cada día vamos introduciendo algo nuevo en nuestra dieta como una manzana, al día siguiente una porción extra de verdura, etc.

4 pautas para cambiar los hábitos

La clave básica para aprender e implementar nuevos hábitos es hacerlo cada día mediante acciones sencillas y el refuerzo de otras áreas como:

1. Creer en uno mismo. Creer que se puede es el primer paso para lograrlo puesto que mejora la percepción de uno mismo. Los pensamientos tienen mucho poder en el inconsciente, el cual dirige gran parte de nuestras acciones. Por eso, creamos en nosotros.

2. Ser consciente de los avances. La mejor forma para ponernos un objetivo es escribiéndolo y leyéndolo frecuentemente. Pero a parte de eso, también debemos apuntar los pequeños avances para reforzar nuestra motivación.

3. Reforzar la fuerza de voluntad. Esta puede ser trabajada para que no desaparezca fácilmente.

4. Hacerlo divertido. Toda nueva rutina, si nos resulta aburrida, puede impedirnos terminar de desarrollarla. Por eso, es importante acompañar las pequeñas acciones con otras que nos sean más agradables. Por ejemplo, si vamos a practicar deporte podemos ponernos nuestra música favorita o, en el caso de la alimentación, buscar recetas atractivas y completas.

 

¿Qué habito te gustaría incorporar a tu día a día?

 

En Clínica Omega Zeta, especialistas en medicina integrativa en Barcelona, te ofrecemos la ayuda necesaria para mejorar tu salud, bienestar y calidad de vida. Pregúntanos.

Dr. Pere Gascon
Últimas entradas de Dr. Pere Gascon (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *