cereales integrales

Cereales, descubre todo lo que pueden hacer por ti

Los cereales, además de su rico sabor, tienen múltiples beneficios para la salud: intervienen en la correcta digestión, son buenos para la piel, el cabello… Conoce todo lo que pueden aportarte y cómo aprovecharlos al máximo.

Cereales integrales, la mejor opción

Siempre es recomendable apostar por los cereales integrales ya que contienen hidratos de carbono complejos que se metabolizan lentamente, es decir, entran al organismo a medida que éste lo necesita. Además, son cereales completos que no han sido refinados, por lo que conservan la mayoría de sus nutrientes en su cáscara.

Por tanto, nos hacen estar más saciados, con mayor energía y sin ganas de azúcar.

Aun así, pese a que los cereales refinados (blancos) poseen menos propiedades nutricionales, podemos consumirlos de forma controlada, especialmente durante los episodios de diarrea o en ciertos casos de colon irritable.

 

Beneficios de los cereales integrales

Los cereales integrales son una gran fuente de nutrientes que contienen fibra, vitaminas del grupo B, vitamina C, minerales como hierro, zinc, magnesio, e hidratos de carbono complejos. Así mismo, contienen antioxidantes.

Los cereales integrales:

– Ayudan a regular el nivel de azúcar en sangre.

– Benefician los procesos de digestión y la eliminación de toxinas.

– Regulan los niveles de colesterol.

– Ayudan a mejorar la salud de la piel y de las uñas, gracias a su alto contenido en beta-glucano, una enzima que crea una capa sobre la piel que evitar que las toxinas lleguen hasta ella. También ayuda a la elasticidad de la piel.

– Ayudan al control y la pérdida de peso por su gran poder saciante.

– Mejoran el tránsito intestinal y cuidan la flora.

– Previenen de enfermedades cardiovasculares.

– Equilibran el sistema nervioso.

 

¿Qué cereal escoger?

Cada organismo es distinto y, por tanto, no tienen las mismas necesidades. Pese a que los cereales integrales cuenta con características muy similares, ciertas diferencias les hacen ser más beneficiosos para unas personas y otras.

Ejemplos de cereales y pseudocereales:

– Celiacos: al requerir de alimentos sin gluten, cereales como el arroz, el mijo, el trigo sarraceno, el teff o la quinoa son ideales para incorporar a la dieta.

– Diabéticos: cereales con bajo índice glucémico, como el centeno o la avena, son los indicados.

– Colesterol alto: cereales ricos en fibra como centeno, arroz integral, espelta…

– Pérdida de peso: la avena es uno de los cereales estrella dado su alto contenido en proteínas y fibra.

– Alta actividad física: mijo, avena, teff o trigo sarraceno son algunos de los cereales que proporcionan hidratos de carbono de absorción lenta, los cuales permiten que la energía permanezca más tiempo en el organismo.

 

Modo de preparación

Los cereales integrales podemos consumirlos de distintas formas:

– Cocidos.

– En cremas o batidos.

– En copos.

– En harina.

– En galletas o barritas.

Recuerda que cada cereal requiere de diferente tiempo de cocción para que quede en su punto, y que deben ser limpiados previamente.

En Clínica Omega Zeta, ponemos a tu disposición de Nutrición Integrativa y Coaching Nutricional para ayudarte a mejorar tu salud a través de la alimentación. ¡Pide ahora tu primera cita! Puedes encontrar más información aquí.

 

 

GRUPO COLABORATIVO DE LA SOCIEDAD ESPANOLA DE NUTRICION COMUNITARIA. Guías alimentarias para la población española (SENC, diciembre 2016); la nueva pirámide de la alimentación saludable
Dr. Pere Gascon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *