boniato

Boniato: ¿Cuáles son sus beneficios?

Está cerca el otoño y en fruterías y supermercados ya podemos encontrar boniatos. Además de ser delicioso y de sabor dulce, este tubérculo de otoño tiene muchas propiedades.

La Dra. Marta González-Corró nos explica en nuestra Unidad de  Nutrición Integrativa y Coaching Nutricional todos los beneficios del boniato para nuestra salud.

Sobre el boniato

El boniato tiene su origen hace más de 10.000 años en la América Tropical, el cuál llegó a nuestras mesas tras la colonización.

Este tubérculo de la familia de la patata, también denominado batata, camote o patata dulce se distingue por su característica forma alargada (puede llegar a los 30 cm) y su color anaranjado, pese a que sus coloraciones pueden ser rojas, violetas, amarillas o moradas.

Valores nutricionales

El boniato es un alimento muy reconocido por su capacidad de nutrición, ya que 100gr de este alimento aporta cerca de 90 calorías.

Los boniatos son una excelente fuente de betacarotenos o vitamina A. Un boniato de  tamaño mediano nos aporta las necesidades diarias de estos nutrientes.

Así mismo, el boniato es rico en vitamina C, vitamina E, vitaminas del grupo B (B1, B2 ,B3 ,B5 y B6) y fibra.

Además de vitaminas, el boniato contribuye a un gran aporte de Hierro y cuenta con menor aporte glucémico que la patata.

Beneficios del boniato para nuestra salud

Tal y como indicábamos en el apartado anterior, los valores nutricionales del boniato son muy buenos, lo que además de ser un alimento muy completo, ofrece beneficios en los siguientes aspectos:

  • Ayuda a reducir el colesterol y protege las arterias.
  • Muy beneficioso para la piel y los ojos.
  • Mejora la memoria y la cognición.
  • Protege nuestros músculos y huesos.
  • Es anticancerígeno.
  • Tiene un gran efecto antioxidante al balancear los radicales libres.
  • Mejora el sistema inmunitario.
  • Es una gran fuente de energía.
  • Ayuda a eliminar toxinas.
  • Mejora la digestión.

5 ideas de recetas para consumirlo

Tras presentar todos sus beneficios, seguramente valoremos la ingesta de este alimento, ¿verdad? Pero además, cabe decir que este tubérculo puede prepararse, al igual que la patata, en recetas saladas o dulces, lo que lo hace muy versátil, así como fácil de preparar.

¡Os damos 5 ideas para que lo probéis!

  • Hummus o puré de boniato

 Al igual que en el caso del puré de patata, deberemos hervir o ablandar el bonito al horno o microondas, chafarlo o triturarlo y añadirle margarina (o aceite) y sal al gusto. En el caso de querer realizar Hummus, procederemos igual, añadiendo además garbanzos y piñones. Para servir, podemos añadirle por encima un chorro de aceite de oliva y un poco de pimentón dulce.

Patatas fritas de boniato

Si estamos cansados de las patatas podemos probar el boniato. Solo deberemos cortar el boniato en tiras y freírlo en la freidora o sartén (o ponerlos al horno) y una vez hechos, salpimentar al gusto.

Sopa de calabaza y boniato

Para los incipientes días de invierno, esta es no solo una receta deliciosa y deseable para comer, si no muy práctica. Sólo debemos cortar a dados la calabaza, el boniato y añadir, si lo deseamos, una zanahoria, una cebolla, una patata y un puerro en trozos, en una olla con agua o caldo de verduras. Dejamos que queden hervidos y blandos y luego trituramos. ¡Añadimos sal y a comer!

Boniato al horno

Esta receta seguro que la habéis visto hacerla a las castañeras y es muy fácil de hacer. Sólo debemos meter los boniatos en el horno envueltos en papel de aluminio y una vez tiernos, los cortamos por la mitad. Podéis comerlos solos, con azúcar, siropes…

Pastel de boniato y calabaza

Una receta tradicional de la cocina americana. En primer lugar necesitaremos masa quebrada para el fondo, mientras que para el relleno precisaremos de 550 gr de calabaza y boniatos troceados, 150 ml de cualquier tipo de leche, 1 cucharadita de nuez moscada, otra de canela y otra de vainilla. Podéis añadir un poco de pimienta, jengibre o sal para darle contraste, así como un endulzante. Tras hacer la masa al horno, deberemos ablandar la calabaza y el boniato hirviéndolos, y luego unir todos los ingredientes para triturarlos. Luego introducir el relleno en la masa quebrada y volver a hornear por 25 minutos.

Si necesitáis más información acerca de cómo llevar una dieta sana o personalizada para vuestro caso, no dudéis en poneros en contacto con nosotros, ¡os ayudaremos!

Dra. Marta González

Medicina Integrativa, Nutrición y Psiconeuroinmunóloga. Unidad PNIE at Clínica Omega Zeta
Nacida en Barcelona, la Dra. Marta González–Corró es licenciada en Medicina y Cirugía General por la Universidad de Barcelona. Cuenta con un máster en Nutrición y Alimentación por la Universidad de Barcelona, es terapeuta PraNeoHom por el Instituto PraNeoHom en Barcelona y está postgraduada en Psiconeuroinmunoendocrinología y Nutrición Ortomolecular por la Universidad de Barcelona.

También cuenta con formación en Nutrición Clínica Vegetariana y Nutrición Deportiva Vegana por el Instituto de Ciencias de nutrición y Salud (ICNS).

Es Coach certificada por la EEC (Escuela Europea de Coaching) y por la CEFOC (Centro Europeo de Formación en Coaching Estructural) y Didacta de PNL (programación neurolinguistica) por la AEPNL, además de creadora del Master en PNL y Salud del Institut Gestalt de Barcelona.

Actualmente, trabaja como médico integrativo en la Clínica Omega Zeta.
Dra. Marta González

Latest posts by Dra. Marta González (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *