asperger

Asperger y los beneficios de la terapia física

Entre 1 y 5 personas de cada 1000 son diagnosticadas con Síndrome de Asperger. Con motivo del Día del Síndrome de Asperger, que se celebra cada día 18 de febrero, con motivo de divulgar y concienciar acerca de este trastorno neurológico, el Dr. Pere Gascón, nos explica, en la Unidad de Tratamiento Postural e Integral del Dolor de Clínica Omega Zeta, expertos en medicina integrativa en Barcelona, cómo se manifiesta el Asperger y qué beneficios puede tener la terapia física en él.

¿Qué es el Síndrome de Asperger y cuáles son sus síntomas?

El Síndrome de Asperger (AS) recibe su nombre del psiquiatra, pediatra e investigador Hans Asperger, y es una de las variantes incluidas en el Trastorno del Espectro Autista (TEA), y por ello, se suelen considerar erróneamente autistas, cuando realmente no es lo mismo.

Las personas con Asperger despuntan por tener un coeficiente intelectual increíblemente alto y contar con un pensamiento divergente.

Asimismo, es muy característico que tengan pocas o nulas habilidades sociales o de comunicación interpersonal.

También presentan dificultad para comprender a las demás personas y captar señales sociales o emocionales. También tienen enfoques obsesivos sobre algunos temas y comportamientos recurrentes.

Los síntomas del Asperger son leves, por ello, se le denomina Autismo de alto procesamiento y muchas veces los diagnósticos son erróneos.

¿Cómo se produce el Asperger?

El síndrome de Asperger, al igual que los otros autismos, es un trastorno del desarrollo cerebral. Aunque se desconoce claramente su causa, se considera que en su aparición interactúan causas genéticas y causas ambientales que producen un funcionamiento anómalo del sistema nervioso central. 

¿Cómo puede ser de ayuda la terapia física en los casos de Asperger?

Más allá de los aspectos más puramente emocionales o sociales que hemos comentado, las personas con Asperger tienen algunas peculiaridades a nivel motor y conductual, en las que la terapia física puede ser de ayuda.

La terapia física en estos casos es recomendable en la infancia, para aprovechar la plasticidad cerebral del niño y así poder incidir positivamente en su desarrollo, su calidad de vida y su integración social.

La terapia psicomotora y la fisioterapia son adecuadas para tratar las emociones y conductas, el vínculo y la comunicación, pero también ayudan a evitar la distorsión de la percepción del cuerpo, a maximizar la independencia y aliviar el estrés familiar.

Además, hay que tener en cuenta que hay niños apáticos (con una actividad muy reducida e incapacidad para iniciar actividades), niños con una alta actividad, durante mucho rato y sin fatigarse, pero sin prestar interés en objetos o personas, y niños que pueden alternar momentos de apatía con momentos de hiperactividad.

Algunos aspectos del Asperger que puede tratar la fisioterapia son los siguientes:

  • -Alteraciones del tono muscular.
  • -Marcha.
  • -Posturas y actitudes (bizarras, mal equilibradas o poco confortables).
  • -Voz.
  • -Estereotipias.
  • -Torpeza psicomotora (Tienen mucha tendencia a las caídas).

Si precisáis de mayor información acerca de cómo mantener vuestra salud correctamente, os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestras áreas terapéuticas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Pere Gascon
Últimas entradas de Dr. Pere Gascon (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *